Es hora de prepararnos para sacar a Trump de la Casa Blanca. Eche un vistazo a las opciones para votar en su estado aquí

Joe Biden cree firmemente que no hay mayor motor económico en el mundo que el trabajo duro y el ingenio del pueblo estadounidense. Nadie tiene más respeto por las trabajadoras y los trabajadores que se levantan todos los días para construir y mantener este país, o más confianza en que puedan superar los desafíos que enfrentamos. 

Los Estados Unidos han sido derribados. La tasa de desempleo es más alta que en la Gran Recesión. Millones han perdido sus empleos, horas de trabajo, salarios, su seguro médico o el pequeño negocio que iniciaron, sin tener ninguna culpa.

La pandemia también ha puesto al descubierto algunas verdades inaceptables. Incluso antes del COVID-19, la Administración Trump adoptaba políticas económicas que premiaban la riqueza sobre el trabajo y las corporaciones sobre las familias trabajadoras. Demasiadas familias luchaban por llegar a fin de mes y demasiados padres estaban preocupados por el futuro económico de sus hijos. Y, los negros y los latinos, los nativos americanos, los inmigrantes y las mujeres nunca han sido bienvenidos como participantes de pleno derecho en la economía.

Biden cree que este no es el momento de volver a hacer las cosas como antes, con las debilidades y desigualdades estructurales de la vieja economía aún en su lugar. Este es el momento de imaginar y construir una nueva economía estadounidense para nuestras familias y la próxima generación.

Una economía en la que todas las personas en los Estados Unidos disfruten de una compensación justa por su trabajo e igualdad de oportunidades para salir adelante. Una economía más vibrante y más poderosa precisamente porque todos serán incluidos en el trato.  

En este momento de crisis, Joe Biden tiene un plan para crear millones de empleos con buenos salarios y brindar a las familias trabajadoras en los Estados Unidos las herramientas, opciones y libertad que necesitan para reconstruir mejor.    

Eso comienza con una estrategia real para enfrentar la pandemia. No podemos resolver la crisis laboral hasta que resolvamos la crisis de salud pública. Puede que Trump se haya olvidado del COVID, pero el COVID no se ha olvidado de nosotros. El 12 de marzo, el 27 de abril y el 11 de junio, Biden presentó una estrategia integral para controlar la pandemia y reabrir efectivamente la economía, un enfoque que protegerá la salud y la seguridad de nuestra gente e impulsará la actividad económica. Él comenzará a implementar ese plan el primer día.

Biden también proporcionará más ayuda inmediata a las familias trabajadoras, los pequeños negocios y las comunidades. Biden:

  • Brindará a los gobiernos estatales, locales y tribales la ayuda que necesitan para que los educadores, los bomberos y otros trabajadores esenciales no sean despedidos.
  • Extenderá el seguro de desempleo por la crisis del COVID para ayudar a quienes no tienen trabajo.
  • Proveerá un paquete de ayuda para el regreso de los pequeños negocios y los empresarios.

 

Y, Biden inmediatamente pondrá a las personas a trabajar al alistarlas para ayudar a combatir la pandemia, incluyendo a través de un Cuerpo de Empleos de Salud Pública. 

Pero eso es solo el comienzo. El plan de recuperación económica de Biden para familias trabajadoras reconstruirá mejor nuestra economía. Cada vez que los Estados Unidos está de espaldas a la pared, hemos actuado juntos para sentar las bases, a través de la inversión pública y un fuerte contrato social, para que el pueblo estadounidense se una y siga adelante.

El plan Biden movilizará al pueblo estadounidense al servicio de cuatro audaces esfuerzos nacionales para abordar cuatro grandes desafíos nacionales. Como presidente, Biden: 

 

  • Movilizará la fabricación y la innovación en los Estados Unidos para asegurar que el futuro se hace en los Estados Unidos, y en todos los Estados Unidos. Hemos visto la importancia de traer a casa las cadenas de suministro críticas para que no dependamos de otros países en futuras crisis. Pero Biden cree que no podemos detenernos allí: está lanzando un plan hoy para construir una base industrial sólida y cadenas de suministro lideradas por los pequeños negocios para retener y crear millones de empleos sindicalizados con buenos salarios en la manufactura y tecnología en todo el país.
  • Movilizará el ingenio estadounidense para construir una infraestructura moderna y un futuro equitativo y de energía limpia. Hemos visto la necesidad de una economía más resistente a largo plazo, y eso significa invertir en una infraestructura moderna y sostenible y motores de crecimiento sostenibles, desde carreteras y puentes, hasta redes de energía y escuelas y banda ancha universal. Biden anunciará pronto propuestas actualizadas para enfrentar la crisis climática, construir una economía de energía limpia, abordar la injusticia ambiental y crear millones de empleos sindicalizados con buenos salarios.
  • Movilizará el talento y el corazón de los estadounidenses para construir una fuerza laboral de cuidado y educación del siglo XXI que ayudará a aliviar la carga del cuidado para los padres que trabajan, especialmente las mujeres. Hemos visto en esta pandemia las inmensas cargas que tienen los padres trabajadores, y especialmente las mujeres, haciendo malabarismos con sus empleos y sus responsabilidades de cuidado. Hemos aprendido otra vez lo difícil que es este trabajo y lo poco apreciados que son los que lo hacen. Joe Biden anunciará pronto un plan para hacer que sea mucho más fácil pagar el cuidado infantil y garantizar que los familiares mayores y las personas con discapacidad tengan un mejor acceso al cuidado a domicilio y comunitario; elevar el salario, los beneficios y las oportunidades profesionales para los cuidadores y educadores; crear millones de nuevos empleos con buenos salarios en estas áreas con la opción de unirse a un sindicato; y dar libertad a millones de personas para que se unan a la fuerza laboral y hacer crecer una economía más fuerte a cambio.
  • Movilizará en todos los ámbitos para avanzar en la equidad racial en los Estados Unidos. Hemos visto nuevamente este año los trágicos costos del racismo sistémico. Biden cree que abordar esos costos debe ser la base de cada parte de la agenda económica, y también una prioridad distinta por derecho propio. Como presidente, adoptará una agenda dedicada a cerrar la brecha racial de la riqueza, expandir las viviendas asequibles, invertir en empresarios y comunidades negras, latinas y nativas americanas, avanzar en la reforma de la policía y la justicia penal, y hacer realidad la promesa de oportunidad educativa independientemente de la raza o el código postal.

 

Reconstruir mejor significa un contrato social actualizado que trata a los trabajadores y a las familias trabajadoras en los Estados Unidos como esenciales en todo momento, no solo en tiempos de crisis, con salarios más altos, beneficios más sólidos y lugares de trabajo justos y seguros. Hemos visto a millones de trabajadores en los Estados Unidos arriesgar sus vidas y su salud para mantener nuestro país en marcha. Como ha dicho Biden, no es solo elogiarlos, paguémosle, un salario decente, al menos $15 por hora, y terminemos con el salario mínimo con propina y el salario por debajo del mínimo para las personas con discapacidades, y beneficios sólidos para que puedan vivir una vida de clase media y brindarle oportunidades a sus hijos. Esto comienza con la aprobación de la Ley de Protección del Derecho a la Sindicalización (PRO, por sus siglas en inglés), que provee a los trabajadores del servicio público y del gobierno federal derechos de negociación y toma otras medidas para facilitar a los trabajadores la organización de sindicatos y la negociación colectiva. Biden también abordará la discriminación y el acoso en el lugar de trabajo, y aprobará la Ley de Justicia Salarial como el siguiente paso en los esfuerzos para garantizar que las mujeres reciban la misma remuneración por el mismo trabajo. Aprobará días de enfermedad con paga universales y 12 semanas de licencia familiar y médica pagada. Y tiene un plan para garantizar que todos los estadounidenses tengan acceso a un cuidado de salud asequible y de calidad, proporcionando una opción pública y reduciendo los costos del cuidado y de los medicamentos recetados. 

Reconstruir mejor significa ayudar a los pequeños negocios y a los emprendedores a resurgir de esta crisis con fuerza, al tiempo que exigimos más de las corporaciones estadounidenses. Hemos visto el segundo rescate financiero en 12 años para las grandes corporaciones y Wall Street. Y hemos visto que la Administración Trump provee todas las herramientas necesarias para ayudar a las grandes empresas y a los amigos bien conectados, mientras que los pequeños negocios tuvieron que superar muchos obstáculos y muchos de ellos no pudieron acceder a la ayuda que necesitaban. Biden se asegurará de que las corporaciones en los Estados Unidos finalmente paguen la parte de los impuestos que les corresponde, pongan a sus trabajadores y comunidades primero en lugar de a sus accionistas, y respeten el poder y la voz de sus trabajadores en el lugar de trabajo. Y Biden ayudará a los pequeños negocios a enfrentar la pandemia y recuperarse, para que millones de empresarios puedan volver a ponerse de pie y llevar esta economía hacia adelante. 

Para cumplir con esta agenda, Joe Biden realizará nuevas y audaces inversiones y acelerará el cronograma de muchas de las inversiones a 10 años que ya ha anunciado. Pagará los costos continuos del plan al revertir algunos de los recortes de impuestos de Trump para las corporaciones e impondrá reformas contributivas con sentido común que finalmente asegurarán que los estadounidenses más ricos paguen la parte que les corresponde.    

El elevado desempleo actual significará una menor demanda, lo que significará un menor crecimiento para nuestra economía (que depende del consumo). Una agenda de trabajos sólida aumentará la demanda. Es por eso que muchos economistas están de acuerdo en que si no hacemos inversiones productivas de gran alcance, socavará no solo nuestro potencial de crecimiento a largo plazo, sino también nuestra situación fiscal a largo plazo. Además, para las comunidades de color que están experimentando tasas desproporcionadas de desempleo, y para los jóvenes que ingresan a la fuerza laboral, lograr el pleno empleo lo más rápido posible es fundamental para su futuro y para todo el futuro de los Estados Unidos. Quienes argumentan que no podemos permitirnos estas inversiones son las mismas personas que repartieron billones en beneficios a los ricos y las corporaciones en los últimos tres años. ¿Ahora dicen que no queda dinero para las familias trabajadoras? Joe Biden rechaza fundamentalmente esa noción.

Hoy, Biden publica detalles sobre la primera parte de su agenda, con una hoja de datos separada sobre su estrategia de manufactura e innovación para garantizar que el futuro se hace en los Estados Unidos, en todos los Estados Unidos, por trabajadores de los Estados Unidos.