¡Hoy es el Día Nacional de Inscripción de Votantes!Compruebe su inscripción o inscríbase para votar aquí

Joe Biden cree que la historia de los Estados Unidos es una de personas comunes que hacen cosas extraordinarias. La comunidad latina es una parte central de la historia estadounidense y sus contribuciones son evidentes en cada aspecto de la sociedad. La capacidad de nuestra nación de atraer a personas muy trabajadoras, con aspiraciones de todas las culturas, de todas las naciones, es una fortaleza indiscutible. Nuestra diversidad es la fuente de la renovación constante de los Estados Unidos, la razón por la que hemos podido reinventarnos una y otra vez.

Como presidente, Joe Biden se asegurará de que todos sean tratados con dignidad, sin importar su raza, género, orientación sexual, religión o discapacidad. Todos significan todos. La política de cuidado de salud de Biden garantizará que el cuidado de salud de calidad y asequible sea un derecho. Biden aumentará el salario mínimo a $15 por hora para que las personas puedan vivir con dignidad. Las inversiones de Biden en educación asegurarán que sus ingresos o código postal no determinen su futuro. Y la política de inmigración de Biden tratará a quienes buscan seguridad y una vida mejor y a quienes se esconden en las sombras con dignidad y respeto.

Hoy, una cuarta parte de todos los niños en los Estados Unidos son latinos. Nuestro éxito colectivo depende del éxito de la comunidad latina.

Biden ha trabajado y apoyado a la comunidad latina durante décadas, junto al presidente Obama, hombro con hombro, para aprobar la histórica Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, fortalecer los derechos de los trabajadores y derrotar a la Asociación Nacional del Rifle para prohibir las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad. Además, durante los años de Obama, las tasas de deserción escolar entre los latinos se redujeron en más de la mitad. Los programas de recuperación económica de la administración ayudaron a reducir el desempleo entre los latinos al 5.9% en el 2016, por debajo de un pico de casi el 13% en el 2009. Y, Biden dirigió la estrategia de la administración en Centroamérica, asegurando $750 millones para invertir en la seguridad y prosperidad de El Salvador, Guatemala y Honduras, por lo que menos familias tendrían que hacer el viaje implacable hacia el norte.

Joe Biden conoce a la comunidad latina y ellos lo conocen a él. Él estará listo el primer día para implementar los cambios necesarios para que la comunidad latina prospere. Biden se está postulando para presidente para restaurar el alma de la nación y reconstruir la clase media para que esta vez todos estén incluidos. Como presidente:

Ampliará el acceso a un cuidado de salud asequible y de calidad: Casi veinte millones de estadounidenses obtuvieron cobertura de salud bajo la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, incluidos más de 4 millones de latinos, el mayor aumento en cobertura para cualquier raza o grupo étnico. Trump está intentando eliminar esa cobertura. Joe Biden se opone a todos los esfuerzos para deshacerse de Obamacare, ya sea por republicanos o por demócratas. Como presidente, protegerá y ampliará la histórica ley al dar a todos una opción pública asequible. El plan de Biden permite a las personas elegir si usar esa opción pública o mantener su cobertura privada. El plan de Biden reducirá las primas y cubrirá automáticamente a los 5 millones de estadounidenses de bajos ingresos que serían elegibles para Medicaid, si no fuera por la negativa de su gobierno estatal a expandirlo. Y duplicará los fondos para los centros de salud comunitarios que tan a menudo brindan atención a inmigrantes indocumentados. Biden también restaurará los fondos para Planned Parenthood, que trata a más de medio millón de pacientes latinos. Lea el plan de Biden para proteger y ampliar Obamacare aquí.

Se asegurará de que los latinos tengan una oportunidad justa de unirse a la clase media: los latinos se están convirtiendo en una parte cada vez más importante de nuestra economía. Entre el 2010 y 2017, a pesar de representar menos de una quinta parte de la población general de los Estados Unidos, los latinos representaron más del 80% del crecimiento en la participación en la fuerza laboral. Pero, muchos latinos están atrapados con trabajos de bajos salarios y tienen tasas más bajas de propiedad de vivienda y riqueza en comparación con los blancos no hispanos. Biden se está postulando para presidente para reconstruir la clase media para que esta vez, todos estén incluidos. Comenzará aumentando el salario mínimo federal a $15 por hora, restaurando el pago de horas extras a millones de trabajadores y eliminando las cláusulas de no competencia y los requisitos de licencia innecesarios que hacen que sea más difícil pasar a trabajos con salarios más altos. Y continuará su lucha de por vida por los derechos de los trabajadores a formar sindicatos y negociar.

Invertirá en la educación desde el nacimiento hasta el grado 12: Joe Biden se asegurará de que todos los niños en los Estados Unidos, incluidos casi una cuarta parte de los estudiantes de K-12 que son latinos, tengan la oportunidad de desarrollar todo su potencial desde su nacimiento, independientemente de su código postal, raza o el ingreso de su familia. Biden pondrá el pre-K a disposición de cada niño y triplicará los fondos para las escuelas de Título I, dando a los maestros el salario más alto que se merecen y reduciendo la brecha entre los distritos ricos y pobres. Expandirá las “escuelas de la comunidad” que satisfacen las necesidades de los estudiantes y los padres; y duplicará el número de psicólogos escolares, enfermeras, consejeros escolares y trabajadores sociales, brindando a los niños el apoyo que necesitan para crecer. Y, a través de alianzas entre escuelas secundarias, colegios comunitarios y empleadores, Biden se asegurará de que todos los estudiantes tengan la oportunidad de graduarse con una credencial de la industria, listos para competir en la fuerza laboral del siglo XXI. Lea el plan completo de Biden para educadores, estudiantes y nuestro futuro aquí.

Ampliar el acceso a una educación y capacitación de calidad y asequible más allá de la escuela secundaria: para muchos, obtener un título u otra credencial después de la escuela secundaria no es asequible hoy en día. Para otros, su educación les impone tanta deuda que les impide comprar una casa o ahorrar para la jubilación, o sus padres o abuelos asumen parte de la carga financiera. Pero, aproximadamente seis de cada 10 trabajos requieren algo de educación más allá de la escuela secundaria. Como presidente, Biden proporcionará dos años de colegio comunitario sin deuda, y reducirá a la mitad el límite de los pagos de préstamos estudiantiles a solo el 5% de los ingresos discrecionales (es decir, ingresos, menos impuestos y gastos esenciales, como vivienda y alimentos) por encima de $25,000. Duplicará el valor máximo de las Becas Pell, otorgando subvenciones mayores a los estudiantes de bajos ingresos y ayudando a muchas familias de clase media por primera vez. Y realizará una inversión sin precedentes de $70 mil millones en instituciones que sirven a los hispanos y a otras minorías, así como en los colegios y universidades históricamente negros. Es importante destacar que, según su plan, los DREAMers calificarán para estos beneficios por primera vez. Lee el plan completo de Biden para la educación más allá de la escuela secundaria aquí, y responda un cuestionario para ver cómo el plan te ayudará a ti y a tu familia aquí.

Reformará nuestro sistema de inmigración: ya es hora de reformar nuestro sistema de inmigración que no funciona. Como vicepresidente, Biden respaldó las reformas que habrían establecido un camino hacia la ciudadanía y cuando el Congreso no las aprobó, la Administración Obama-Biden creó el programa de DACA para dar a los DREAMers la oportunidad de continuar con sus vidas sin temor a ser deportados. Biden también dirigió el trabajo de la Administración con Centroamérica, asegurando $750 millones para abordar las causas fundamentales de la migración.

Podemos asegurar nuestras fronteras de una manera que sea humana y establezca un conjunto racional de reglas para los aspirantes a inmigrantes. Biden priorizará una reforma migratoria integral que finalmente le dará a unos 11 millones de inmigrantes indocumentados una hoja de ruta hacia la ciudadanía. Los DREAMers son estadounidenses, y el Congreso debe hacerlo oficial. Invertirá en tecnología inteligente en nuestros puertos de entrada y agilizará el sistema de asilo, contratando más jueces de inmigración y oficiales de asilo. Se asegurará de que los que buscan refugio en los Estados Unidos sean tratados con dignidad y obtengan la audiencia justa que legalmente tienen derecho a recibir. Además, una Administración Biden revisará de inmediato cada decisión de TPS tomada por la Administración Trump y revocará todas aquellas que no consideren adecuadamente los hechos sobre el terreno. Además, Biden extenderá el estatus de protección temporal TPS a los venezolanos que buscan alivio de la crisis humanitaria provocada por el régimen de Maduro.

Aprobará leyes de armas con sentido común: la violencia armada es una epidemia de salud pública que destruye vidas en escuelas y vecindarios de todo el país. Pero Trump se está escondiendo del problema y solicitando ayuda política de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés). Biden es el único candidato que ha enfrentado a la NRA y ganó, dos veces, aprobando las verificaciones de antecedentes del “Brady Bill” y una prohibición de 10 años en armas de asalto. Él vencerá a la NRA nuevamente. Biden promulgará una legislación que exija la verificación de antecedentes de todas las ventas de armas, el cierre de otras lagunas en nuestro sistema de verificación de antecedentes y mantener las armas de guerra fuera de nuestras calles. También apoyará a los sobrevivientes de la violencia armada otorgando fondos para consejeros escolares y creará una red de centros de atención de trauma para ayudar a los sobrevivientes a sanar. El plan de Biden para terminar con nuestra epidemia de violencia armada está aquí.

Protegerá a las comunidades de color de los impactos ambientales y garantizará que los contaminadores paguen: el cambio climático plantea una amenaza existencial para nuestra salud pública, economía, medio ambiente, seguridad nacional y bienestar económico. Y los latinos y las comunidades de color se ven desproporcionadamente afectados por la emergencia climática y la contaminación. Eso está mal, y Donald Trump no solo niega el problema, sino que está revocando las regulaciones existentes para beneficiar a sus amigos y donantes en industrias que contaminan. En contraste, Joe Biden ha estado luchando contra el cambio climático durante décadas, presentando el primer proyecto de ley relacionado en el Senado en 1986. Ahora, invertirá $1.7 billones en la construcción de una economía de energía limpia, creando 10 millones de empleos bien remunerados y garantizando que las comunidades más perjudicadas por la injusticia ambiental se benefician primero. Pero los Estados Unidos son solo el 15% del problema, por lo que también se unirá al Acuerdo Climático de París y reunirá al mundo para aumentar sus objetivos climáticos. Biden tomará medidas contra las compañías de combustibles fósiles y otros contaminadores que ponen a las ganancias por encima de las personas y que a sabiendas dañan nuestro medio ambiente y envenenan el aire, la tierra y el agua de nuestras comunidades, u ocultan información sobre posibles riesgos ambientales y de salud. Además, responsabilizará personalmente a los contaminadores, y a sus ejecutivos, de las amenazas al aire limpio y al agua potable. El plan de Biden para una revolución de energía limpia y justicia ambiental está aquí.

Reducirá el encarcelamiento y hará que nuestras comunidades sean más seguras: actualmente, demasiadas personas están encarceladas en los Estados Unidos, y muchas de ellas son negras y latinas. Joe Biden fortalecerá el compromiso de Estados Unidos con la justicia, reducirá tanto la población carcelaria como los crímenes violentos, y eliminará las disparidades raciales, de género y a base de los ingresos en el sistema. Como presidente, Biden instará a los estados a pasar del encarcelamiento a la prevención. Eliminará las sentencias mínimas obligatorias por delitos no violentos y eliminará la fianza en efectivo, para que los ingresos no determinen cuánto tiempo alguien está en la cárcel. Invertirá $1,000 millones al año en la reforma de la justicia juvenil; despenalizará el cannabis; y pondrá fin al encarcelamiento solamente por el uso de drogas, desviando a las personas a los tribunales que atienden casos relacionados con la droga y al tratamiento, y ampliando el acceso a los servicios de salud mental. Su Departamento de Justicia dará prioridad al enjuiciamiento de crímenes de odio; y Biden continuará el trabajo que ha hecho durante toda su vida al apoyar a los sobrevivientes de la violencia, ayudándolos a reconstruir sus vidas. Lea el plan completo de Biden aquí.