JOE BIDEN LUCHA POR NUESTRA FUERZA LABORAL

Los sindicatos fuertes construyeron la gran clase media estadounidense. Todo lo que define lo que significa vivir bien y saber que puede cuidar a su familia (la semana laboral de 40 horas, la licencia pagada, el cuidado de salud, una voz en su lugar de trabajo) se debe a los trabajadores que organizaron sindicatos y lucharon por protecciones laborales.

Hoy en dia hay una guerra contra la organización de trabajadores, la negociación colectiva y los sindicatos. Esto ha estado pasando durante décadas y está empeorando con Donald Trump en la Casa Blanca. Los gobernadores republicanos y las legislaturas estatales de todo el país han promulgado una legislación anti-obrera para socavar el movimiento laboral, destripar la negociación colectiva y, en el proceso, reducir los salarios y destruir los empleos de clase media de buena calidad.

Joe Biden cree que el gobierno federal no solo debe defender el derecho de los trabajadores a organizarse, sino también alentar la negociación colectiva. Esa es la misión presentada por la Ley Nacional de Relaciones Laborales, promulgada en 1935, que establece que “alentar la práctica y el procedimiento de negociación colectiva” es parte de la “política de los Estados Unidos”.

Joe Biden se enorgullece de contar con el respaldo de la Asociación Internacional de Bomberos como candidato demócrata a la presidencia.

BIDEN ALENTARÁ E INCENTIVARÁ LA UNIONIZACIÓN Y LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA

Como co-patrocinador de la Ley de Elección Libre para los Empleados (Employee Free Choice Act), Biden apoya a los trabajadores que eligen formar un sindicato si la mayoría firma tarjetas de autorización que eligen un sindicato para representarlos. Como presidente, Biden promulgará la Ley de Protección del Derecho a la Organización (PRO por sus siglas en inglés), haciendo que los esfuerzos corporativos para frustrar la sindicalización, por ejemplo, a través de reuniones de audiencia cautiva, sean ilegales. Biden cree que las multas por intimidación deberían ser de $50,000 o más cada vez que un empleador viola la ley, y para las empresas más grandes, el castigo debería ser aún mayor. Las sanciones graves deben pagarse de los propios bolsillos de los ejecutivos. Además, Biden nominará a miembros de la Junta Nacional de Relaciones Laborales que estén a favor de los sindicatos, por lo que la ley y las sanciones se aplicarán sin falta. En los próximos meses, Biden presentará un plan para desarrollar una clase media más fuerte e inclusiva al alentar la sindicalización y la negociación colectiva.

BIDEN AYUDARÁ A TODOS LOS TRABAJADORES A NEGOCIAR POR LO QUE HAN GANADO

Como presidente, Biden:

  • Aumentará el salario mínimo federal a $15.
  • Evitará que las compañías clasifiquen erróneamente a los trabajadores de bajos salarios como gerentes para evitar pagarles las horas extras que se han ganado.
  • Se enfrentará a la supresión salarial mediante acuerdos de no competencia. No hay razón para estos acuerdos, excepto para mantener los salarios bajos.
  • Pondrá fin a los requisitos innecesarios de licencia ocupacional.
  • Luchará contra los intentos de derogar los estándares de Davis-Bacon.

BIDEN VOTA A FAVOR DE LOS TRABAJADORES: UNA LARGA TRAYECTORIA DE LUCHA POR LOS TRABAJADORES Y LOS SINDICATOS

El vicepresidente Biden ha apoyado y luchado por los trabajadores una y otra vez. Ayudó a lograr las leyes estatales y locales para aumentar el salario mínimo, incluyendo en el estado de Nueva York y Los Ángeles. Como vicepresidente, llamó “el asalto más directo [contra los sindicatos] en generaciones” cuando los gobernadores en estados como Wisconsin y Ohio destriparon los derechos de negociación colectiva. Cuando el presidente Obama puso al vicepresidente Biden a cargo de la Ley de Recuperación y Reinversión de los Estados Unidos, se aseguró de que los trabajadores de construcción recibieran los salarios vigentes, esenciales para mantener los trabajos de la clase media. Esto inició 75 meses de creación de empleo en el sector privado durante la administración Obama-Biden, la racha ininterrumpida más larga de crecimiento laboral en la historia, lo que agregó 15 millones de empleos. Y aseguró una expansión de la Ley SAFER para mantener a más bomberos enmpleados durante la Gran Recesión.

El compromiso de Biden de luchar por los trabajadores y los sindicatos ha sido continuo. Como senador, fue uno de los co-patrocinadores originales de la Ley de Libre Elección del Empleado, lo que habría facilitado la capacidad de los trabajadores para sindicalizarse. En 1975, fue un defensor de los boicots secundarios, un método crítico que los trabajadores necesitan para luchar por condiciones de trabajo justas. Ambas disposiciones están incluidas en la Ley de Protección del Derecho de Organización (PRO) de los demócratas del Congreso. Como presidente, Biden firmará la Ley PRO.