Es hora de prepararnos para sacar a Trump de la Casa Blanca. Eche un vistazo a las opciones para votar en su estado aquí

Joe Biden se ha ocupado de sus padres mayores y ha sido padre soltero. Biden sabe lo difícil que es criar una familia y cuidar a un familiar enfermo. Y sabe lo difícil que es para millones de estadounidenses que solo intentan ganarse la vida.

La pandemia ha dejado al descubierto cuán difícil es para las personas en este país encontrar acceso al cuidado de calidad que necesitan para sí mismas, o hacer malabarismos con las responsabilidades de trabajar y cuidar a los miembros de la familia. Las personas en hogares de ancianos se han visto especialmente afectadas por el coronavirus, lo que arroja luz sobre el hecho de que muchos preferirían estar en una casa o en un entorno comunitario. Y, muchos padres están luchando por encontrar cuidado infantil mientras realizan sus trabajos esenciales, o son cuidadores las 24 horas del día, los 7 días de la semana, tratando de mantener a sus hijos seguros y aprendiendo mientras ellos trabajan de forma remota. Otros padres están cuidando a sus hijos, mientras se preocupan por cómo llegarán a fin de mes después de que les han recortado las horas o han perdido sus empleos. Y, al mismo tiempo, los cuidadores profesionales han perdido sus trabajos o continúan trabajando mientras ponen sus vidas en riesgo sin el salario y los beneficios suficientes. El hecho de que el presidente Trump no haya tomado medidas para controlar el coronavirus ha empeorado todos estos desafíos que enfrentan las familias en todo el país.

 

Incluso antes de la pandemia, nuestro país estaba experimentando una crisis de cuidado. Algunas necesidades de cuidado no estaban atendidas.  Otras necesidades de cuidado estaban cubiertas por cuidadores no remunerados que carecían del apoyo financiero o el cuidado de relevo que necesitaban y, a veces, ponían sus carreras en pausa. A menudo, las familias tomaban decisiones sobre el cuidado que venían con grandes costos financieros, profesionales, físicos y emocionales. Los cuidadores y educadores de la primera infancia, desproporcionadamente mujeres de color, han sido mal pagados, invisibles y subvalorados durante demasiado tiempo.

Biden cree que si realmente queremos recompensar el trabajo en este país, tenemos que aliviar la carga financiera del cuidado que llevan las familias, y tenemos que elevar la compensación, los beneficios, las oportunidades de capacitación y educación para la certificación y la dignidad de los trabajadores que proveen cuidado y los educadores.

El plan de recuperación económica de Biden no reconstruirá nuestra economía simplemente como estaba antes, sino que la reconstruirá mejor, incluso mediante la creación de una fuerza laboral sólida para el cuidado y la educación del siglo 21. Como primer paso, Biden proporcionará de inmediato a los gobiernos estatales, tribales y locales el alivio fiscal que necesitan para mantener a los trabajadores empleados y mantener en funcionamiento los servicios públicos vitales, incluidos los servicios de cuidado directo y cuidado infantil.

Una vez que podamos pasar de la asistencia a la recuperación, Biden realizará inversiones sustanciales en la infraestructura del cuidado en nuestro país, para hacer que el cuidado infantil sea más asequible y accesible para las familias trabajadoras, y para facilitar que los familiares y seres queridos con discapacidades tener atención de calidad y asequible en el hogar o en la comunidad. Y propone otorgar a los cuidadores y educadores de la primera infancia un aumento y mayores beneficios, tratándolos como los profesionales que son.

Estos pasos significarán que las familias podrán pagar un mejor cuidado, más productivo y una educación temprana para sus seres queridos. También tendrán un impacto significativo en el empleo: este plan, combinado con la propuesta de Biden de proveer a las familias hasta 12 semanas de licencia familiar y médica con paga, pondrá a 3 millones de estadounidenses a trabajar en nuevos empleos de cuidado y educación, y aumentará el empleo general aproximadamente 5 millones después de tomar en cuenta los impactos económicos de una mayor participación en la fuerza laboral luego de que los cuidadores no remunerados, desproporcionadamente mujeres, tengan la libertad para continuar carreras remuneradas si así lo desean.

Biden:

  • Ampliará el acceso a una amplia gama de servicios y apoyos a largo plazo en entornos locales, incluso mediante el cierre de las brechas en Medicaid para servicios en el hogar y en la comunidad y el establecimiento de un fondo estatal de innovación para servicios de cuidado directo creativos y rentables.
  • Asegurará el acceso a cuidado infantil asequible y de alta calidad y ofrecerá preescolar universal a niños de tres y cuatro años a través de una mayor inversión, créditos contributivos ampliados y subsidios en una escala móvil.
  • Construirá instalaciones de cuidado infantil seguras, energéticamente eficientes y apropiadas para el desarrollo, incluso en los lugares de trabajo, para que los padres y tutores nunca más tengan que buscar en vano una opción adecuada de cuidado infantil.
  • Tratará a los cuidadores y educadores de la primera infancia con respeto y dignidad, y bríndándoles el salario y los beneficios que se merecen, capacitación y escalas profesionales para trabajos mejor pagados, la opción de unirse a un sindicato y negociar colectivamente, y otros derechos fundamentales relacionados con el trabajo y las protecciones.

 

El plan costará $775 mil millones durante 10 años y se pagará reduciendo las exenciones contributivas improductivas y desiguales para los inversores inmobiliarios con ingresos superiores a $400,000 y tomando medidas para aumentar el cumplimiento contributivo para los que tienen ingresos altos.

Este plan amplía las propuestas de Biden para apoyar a los cuidadores informales: miembros de la familia o seres queridos que realizan este trabajo sin remuneración, incluido un crédito fiscal de $5,000 para los cuidadores informales, créditos de Seguro Social para personas que cuidan a sus seres queridos y apoyo profesional y de pares. para cuidadores de militares del servicio activo y veteranos heridos, lesionados o enfermos.

EXPANDIR EL ACCESO A LA ATENCIÓN DIGNA PARA LAS PERSONAS MAYORES EN LOS ESTADOS UNIDOS Y AQUELLOS CON DISCAPACIDAD

Biden ayudará a aliviar la carga financiera de las familias que cuidan a parientes mayores y seres queridos con discapacidades y reducirá las hospitalizaciones innecesarias y costosas, al tiempo que brindará a las personas que necesitan cuidado con servicios y apoyos mejores y más dignos que satisfagan sus necesidades específicas y opciones personales.

Biden asignará $450 mil millones para dar a más personas la opción de recibir cuidado en el hogar o en situaciones de apoyo de la comunidad, o tener esa opción para sus seres queridos. Ayudará a los estados a ofrecer opciones rentables para cuidado primario y preventivo asequible, y servicios de apoyo asequibles como ayuda con comidas, transporte, seguridad en el hogar y programas diurnos de calidad para estadounidenses mayores. Este compromiso reducirá los gastos de salud, ayudará a más estadounidenses a evitar hospitalizaciones innecesarias y costosas, y tendrá como resultado una expansión de la fuerza laboral de cuidadores y salud comunitaria en aproximadamente 1.5 millones de empleos. Específicamente, Biden:

    • Eliminará la lista de espera actual para servicios en el hogar y la comunidad bajo Medicaid. Aproximadamente 800,000 personas están en la lista de espera para cuidado a domicilio y comunitario bajo Medicaid. Puede tomar hasta tanto como cinco años para que estas personas obtengan los servicios que tanto necesitan. Biden aumentará los fondos de Medicaid a los estados, el Distrito de Columbia y los territorios de los Estados Unidos para pagar el costo total de garantizar que estas 800,000 personas y familias reciban servicios y apoyos a largo plazo en el entorno más apropiado, con el apoyo de proveedores de atención calificados. Después de la eliminación de la lista de espera actual, los estados tendrán la opción de convertir sus exenciones actuales de servicios de cuidado a domicilio y comunitario en una nueva opción de plan estatal con un pareo federal mejorado. Esto permitirá a los estados hacer que los servicios en el hogar y la comunidad estén más disponibles para las personas que los necesitan.
    • Establecerá un fondo de servicios y apoyo a largo plazo para la innovación para ayudar a expandir las alternativas al cuidado institucional en el hogar y la comunidad. Biden cree que debemos actuar enérgicamente para eliminar el prejuicio institucional que permea nuestros programas públicos. Una Administración Biden dedicará recursos sustanciales a este fondo para ayudar a los estados y las entidades locales a probar modelos innovadores que amplíen las alternativas al cuidado institucional en el hogar y en la comunidad. Estos podrían incluir enfoques que brinden cuidado al tiempo que permiten a las personas conservar la independencia, como programas diurnos y servicios de relevo que permiten a los cuidadores no remunerados trabajar, modelos alternativos de hogar y comunidad que coordinan o brindan cuidado directamente y modelos de compra de Medicaid. Por ejemplo, el programa CAPABLE (Envejecer en la Comunidad-Promover una Mejor Vida para las Personas Mayores) ofrecer reparaciones y modificaciones en el hogar para ayudar a crear entornos domésticos más seguros y funcionales para los adultos mayores. Una prueba inicial en Baltimore descubrió que alrededor de $3,000 en costos del programa arrojaron más de $20,000 en ahorros. El plan piloto se está probando ahora en 27 ciudades en 16 estados. Los enfoques exitosos y rentables para el cuidado a largo plazo se ampliarán a nivel nacional. Este fondo será administrado por el Centro para la Innovación de Medicare y Medicaid, que fue establecido por la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio para apoyar las innovaciones que mejoran el cuidado de salud y limitan los costos.
    • Mejorará el cuidado y los resultados de salud en las comunidades más desatendidas de nuestra nación al agregar 150,000 trabajadores de salud comunitaria. Abordar los desafíos del cuidado en nuestra nación también requiere invertir más en comunidades que sufren importantes disparidades raciales de salud motivadas por la falta crónica de fondos y la discriminación racial sistémica. Biden aumentará más del triple el número de trabajadores de salud comunitarios, a menudo trabajadores de color que sirven a las comunidades donde viven, que son parte de un esfuerzo nacional para prevenir y tratar condiciones crónicas en comunidades urbanas y rurales desatendidas y económicamente desfavorecidas. Lo hará al proporcionar subvenciones directas, además de agregar servicios comunitarios para trabajadores de salud como un beneficio opcional para los estados bajo Medicaid. Las soluciones de salud comunitaria pueden conducir a mejores resultados de salud, permitir que las personas vivan con más independencia y aliviar los desafíos del cuidado a través de un enfoque en la prevención y la coordinación del cuidado, reduciendo la hospitalización innecesaria y costosa. Y, en tiempos de una crisis de salud, pueden reutilizarse para satisfacer rápidamente las necesidades básicas de salud pública. Repetidos estudios en todo el país, incluidos Carolina del Norte y Filadelfia, han demostrado que las inversiones en el cuidado de salud comunitario y en los trabajadores de la salud ahorran dinero al reducir las hospitalizaciones y los tratamientos costosos que podrían haberse evitado o administrado mejor, al tiempo que mejoran la salud y mejoran las escalas profesionales para los trabajadores, con ahorros anuales de hasta $2,290 por beneficiario. Un estudio reciente reveló que cada dólar gastado en trabajadores de salud comunitarios generaría $2.47 en ahorros.

 

  • Llenará vacíos adicionales en la infraestructura del cuidado de salud de la nación que afectan las responsabilidades de cuidado de las familias.

 

    • Abordará la epidemia de opioides y los trastornos por el uso de sustancias capacitando a 35,000 trabajadores para brindar apoyo crítico. Actualmente, tenemos una escasez de trabajadores para ayudar a los estadounidenses que experimentan trastornos por uso de sustancias. Biden aumentará los fondos y la capacitación para que los trabajadores brinden asesoramiento, atención y apoyo entre pares a estas personas.
    • Desarrollará una estrategia nacional para reclutar, retener y capacitar a profesionales de enfermería. Biden implementará completa y rápidamente la Ley CARES, que asignó casi $1,000 millones durante cuatro años para abordar el desgaste de las enfermeras, el reclutamiento y la retención de docentes, y aumentar la diversidad de la fuerza laboral de enfermería. Una administración Biden proveerá fondos adicionales para garantizar que estamos desarrollando los recursos de capacitación, clínicos y educativos para dar la bienvenida, no rechazar, a las personas calificadas interesadas en la educación y el adiestramiento en enfermería, reforzando la profesión de enfermería en los años venideros.
    • Creará decenas de miles de empleos que brinden atención a los veteranos al cubrir la escasez ocupacional severa y los puestos vacantes en casi todas las instalaciones del Departamento de Asuntos de Veteranos de los EE. UU. Biden eliminará las barreras existentes a las contrataciones y los salarios, que hacen que sea difícil reemplazar a los valiosos empleados una vez que se van. Estas inversiones asegurarán que cumplamos con nuestro deber sagrado de brindar cuidado de alta calidad a nuestros veteranos.
    • Proporcionará recursos para que el Servicio de Salud Indígena cree nuevos empleos de atención médica. El Servicio de Salud Indígena (IHS, por sus siglás) ha tenido fondos insuficientes durante décadas y no tiene suficientes médicos o enfermeras para ofrecer el cuidado necesario a los indígenas estadounidenses y nativos de Alaska. Biden ha pedido aumentar drásticamente los fondos para el Servicio de Salud Indígena, y hacerlo obligatorio, permitiendo que IHS reclute, capacite y pague a profesionales de la salud.
    • Creará un Cuerpo de Empleos de Salud Pública. En alianza con los gobiernos estatales y locales, y en consulta con los sindicatos, Biden movilizará al menos 100,000 estadounidenses adicionales con el apoyo de organizaciones locales de confianza en las comunidades de mayor riesgo en todo el país para llevar a cabo enfoques culturalmente competentes para identificar a las personas en riesgo de contraer o propagar enfermedades infecciosas, incluido el COVID-19; asignará personal para  las líneas directas con aislamiento social (similar al modelo, basado en datos, de la línea de texto de crisis); proporcionará vacunas contra el COVID-19 para inmunizar a la población lo más rápido posible; y realizará esfuerzos de alcance local para apoyar a las personas que están en alto riesgo de contraer el COVID-19, especialmente las familias de bajos y moderados ingresos, las comunidades de color y los adultos mayores. Más allá de la pandemia actual, aquellos que ingresen al Cuerpo de Empleos de Salud Pública de los EE. UU. estarán en posición de desempeñarse como trabajadores de salud comunitarios y otros trabajos que ayuden a construir una infraestructura de salud a más largo plazo, incluida la lucha contra la epidemia de opioides y abordar los determinantes sociales de la salud.

 

También es demasiado difícil averiguar cómo obtener atención cuando la necesita. Como parte de su propuesta, Biden trabajará con los estados para establecer una forma más simple para que los estadounidenses que buscan ayuda para cuidarse se conecten en línea, averiguen para qué apoyo financiero podrían ser elegibles a base de sus ingresos e identificar posibles cuidadores.

HACER QUE EL CUIDADO INFANTIL DE ALTA CALIDAD SEA ASEQUIBLE Y QUE EL PREESCOLAR SEA UNIVERSAL

La pandemia ha puesto de relieve lo que siempre ha sido cierto: el cuidado infantil y el aprendizaje temprano son esenciales para muchos estadounidenses, proporcionando un entorno enriquecedor para que los niños aprendan y crezcan y permitiendo a los padres y tutores la opción de continuar con sus carreras y contribuir a la economía mientras apoyan a sus familias. La pandemia también ha recordado a los padres de todo el país cuán valiosos son los cuidadores y educadores, y cuán difíciles e importantes son sus trabajos.

Incluso antes de la pandemia, millones de padres tenían dificultades para encontrar un espacio para sus hijos en un entorno educativo y de cuidado de calidad, manteniendo a los padres, principalmente a las madres, fuera de la fuerza laboral o haciéndolos conformarse con empleos mal remunerados que les permitían tiempo para proveer su propio cuidado infantil. Y ahora, muchos más padres se preocupan de cómo educarán y cuidarán a sus hijos mientras trabajan, mientras que las escuelas y los proveedores de cuidado infantil enfrentan desafíos financieros extremos e incertidumbre. Muchas instalaciones de cuidado infantil han perdido gran parte de sus ingresos y están luchando para pagar sus cuentas y mantenerse a flote. Los proveedores que ya operan con márgenes extremadamente delgados están gastando dinero en equipos de protección personal y suministros de limpieza para mantener seguros a los niños y a los educadores de la primera infancia, a la vez que enfrentan una caída en los ingresos ya que atienden a menos niños para facilitar la distancia física. Si no reciben ayuda pronto, una parte considerable de los proveedores de cuidado infantil podría tener que cerrar sus puertas permanentemente y hasta la mitad de todos los cupos en el cuidado infantil podrían desaparecer. El peligro de un declive radical en el sector de cuidado infantil aumentará los desafíos que enfrentan los padres al tratar de regresar al trabajo, dificultará la recuperación de la economía y obligará a muchos educadores de la primera infancia, que son desproporcionadamente mujeres de color a abandonar sus trabajos.

El presidente Trump no ha respondido eficazmente a la crisis de cuidados durante meses, mientras la exacerba al permitir que el virus continúe propagándose. Debería trabajar inmediatamente con el Congreso para proveer ayuda de emergencia a fin de salvar los centros de cuidado infantil y los proveedores de cuidado infantil familiar y apoyar a los trabajadores de cuidado infantil. Esta acción urgente es fundamental para invertir en el cuidado y la educación de nuestros niños más pequeños y garantizar que los padres y tutores tengan el apoyo que necesitan para volver al trabajo cuando sea seguro hacerlo. Más allá de abordar la crisis de cuidado infantil impulsada por la pandemia, Biden reconstruirá mejor nuestra infraestructura de cuidado infantil a largo plazo, incluyendo hacer que el cuidado infantil de alta calidad sea asequible y el preescolar universal para niños de tres y cuatro años. Su plan cultivará el potencial de los niños pequeños, brindará a los padres, principalmente a las madres, oportunidades profesionales y seguridad económica, creará 1.5 millones adicionales de empleos nuevos, buenos y de educación temprana, y mejorará los trabajos existentes para los trabajadores esenciales que educan a nuestros niños pequeños. Biden:

    • Prooverá a todos los niños de 3 y 4 años acceso a pre-kinder gratuito y de alta calidad, sentando una base sólida para los niños y ahorrando a los padres miles de dólares al año en costos de cuidado infantil. Los estudiantes que ingresan al kindergarten listos para la escuela tienen casi dos veces más probabilidades de dominar las habilidades básicas a los 11 años, y el preescolar de alta calidad es fundamental para esta preparación. Un estudio encontró que los estudiantes que ingresan al kindergarden listos para la escuela también tienen menos probabilidades de repetir un grado y tienen más probabilidades de graduarse de la escuela secundaria. Y los estudios muestran que el preescolar de alta calidad reduce la brecha de preparación escolar causada por el racismo sistémico. Para que los padres y tutores puedan elegir lo que les funciona, Biden se aliará con los estados para ofrecer un sistema de entrega mixto que incluya sistemas de escuelas públicas, centros de cuidado infantil y proveedores de cuidado infantil familiar y Head Start. 
    • Ofrecerá a las familias de bajos ingresos y de clase media un crédito de impuestos de hasta $8,000 para ayudar a pagar el cuidado infantil. Las familias recibirán como crédito de impuestos hasta la mitad de lo que gasto en cuidado infantil para niños menores de 13 años, hasta un total de $8,000 por un niño o $16,000 por dos niños o más. El crédito de impuestos será reembolsable, lo que significa que las familias que no deben mucho en impuestos aún se beneficiarán, y Biden trabajará activamente con expertos en cuidado infantil para explorar maneras de hacerlo anticipado, de modo que las familias con problemas de liquidez puedan beneficiarse de inmediato del crédito. El reembolso total del 50% estará disponible para las familias que ganen menos de $125,000 al año. Y, todas las familias que ganen entre $125,000 y $400,000 recibirán un crédito parcial asegurando que en ningún caso obtendrán menos bajo el plan Biden de lo que son elegibles actualmente.
    • Proveerá acceso a cuidado infantil asequible y de alta calidad en una escala móvil para las familias de bajos ingresos y de clase media que preferirían esta opción sobre el crédito de impuestos para niños pequeños. Para los niños pequeños de 0 a 5 años, Biden adoptará el programa de cuidado infantil previsto en la Ley de Cuidado Infantil para Familias Trabajadoras de la senadora Murray y el congresista Bobby Scott. Biden:
      • Ahorrará dinero a las familias ayudándolas con los costos de cuidado infantil. Biden se aliará con los estados para ofrecer subsidios de escala variable a fin de que el costo del cuidado infantil para las familias de bajos ingresos y de clase media se base en lo que pueden pagar. Para los niños menores de 5 años, ninguna familia que gane menos de 1.5 veces el ingreso medio en su estado tendrá que pagar más del 7% de sus ingresos por un cuidado de calidad, que era el parámetro de cuidado infantil asequible establecido por la Administración Obama-Biden. Una familia típica pagará no más de $45 por semana. Para las familias trabajadoras más necesitadas, dichos costos de cuidado infantil temprano estarían totalmente cubiertos, ahorrándoles a estas familias alrededor de $200 por semana. Biden también reservará una parte de los fondos para que las tribus amplíen el acceso a cuidado infantil de calidad para los niños nativos, así como para los territorios de EE. UU.
      • Invertirá en estándares de calidad para el cuidado infantil y en una fuerza laboral de cuidado infantil capacitada y bien remunerada. La calidad del cuidado es importante: casi todo el desarrollo del cerebro ocurre antes de que un niño cumpla tres años. Para los niños de bajos ingresos, cada dólar invertido en cuidado infantil de alta calidad puede generar un retorno de $7.30 con un impacto de por vida para los niños, a medida que crecen más saludables, mejoran en la escuela y ganan más en el transcurso de sus vidas. Biden se asegurará de que las familias tengan acceso al cuidado de calidad que necesitan sus hijos al trabajar en alianza con los estados para garantizar que los proveedores cumplan con rigurosos estándares de calidad. Estos estándares incluirán un currículo apropiado para el desarrollo, clases pequeñas y apoyarán interacciones positivas entre educadores y los niños que promuevan el desarrollo socioemocional de los niños. También proveerá fondos que reflejen el verdadero costo del cuidado de calidad. Reconociendo que la calidad comienza con el apoyo a la fuerza laboral de la primera infancia, Biden invertirá en estrategias para retener y hacer crecer el grupo de educadores de la primera infancia diversos y talentosos y brindarles el tiempo, los recursos y el apoyo – como entrenadores, capacitación y oportunidades de educación para la certificación, y estabilidad financiera – que ellos necesitan para proporcionar a los niños una educación excelente.
      • Ampliará el acceso a cuidado que funcione para los padres que trabajan. Biden proporcionará incentivos para que los proveedores cubran la escasez crítica de cuidado infantil, incluyendo temprano en las mañanas, en las noches y los fines de semana, y en muchas comunidades rurales que tienen pocos proveedores actualmente. Ofrecerá bonificaciones a los proveedores que operan durante horas no tradicionales y creará un fondo de Crecimiento e Innovación de Cuidado Infantil que otorgará subvenciones a programas que satisfagan necesidades esenciales, incluida la ampliación del acceso a cuidado de alta calidad para familias con grandes barreras al cuidado. También se asegurará de que todas las familias puedan elegir cuidado infantil de alta calidad que funcione para ellos, ya sea un centro de cuidado infantil, cuidado en el hogar con un proveedor de cuidado infantil familiar o un acuerdo informal con un amigo, familiar o vecino. Y, Biden tomará como base los esfuerzos de la Administración Obama-Biden para garantizar que Early Head Start sea una opción para las familias que se beneficiarán del apoyo integral de la familia y los recursos de desarrollo infantil, incluyendo duplicar las alianzas para Early Head Start-Cuidado infantil.
    • Asegurará que las familias con niños en edad escolar tengan un mayor acceso al cuidado después de la escuela, los fines de semana y el verano. Biden ampliará los subsidios del Subsidio en Bloque para el Desarrollo del Cuidado Infantil para aumentar el número de niños en edad escolar hasta los 13 años en familias de bajos ingresos que pueden beneficiarse del programa. Las familias de bajos y medianos ingresos también podrán aprovechar el crédito contributivo reembolsable ampliado de Biden para ayudar a cubrir los costos de cuidado después de la escuela, los fines de semana y en el verano. Y Biden ampliará el apoyo a las escuelas de la comunidad, que a menudo brindan oportunidades de aprendizaje antes y después de la escuela y durante el verano, y aumentará los fondos para los programas después de la escuela, centros comunitarios y actividades extracurriculares para mantener a los niños seguros, aprendiendo y divirtiéndose cuando la escuela no está en sesión. Esto incluye expandir los Centros de Aprendizaje Comunitario del Siglo 21 que brindan oportunidades críticas de enriquecimiento para los niños en edad escolar.
    • Invertirá en cuidado infantil y otros servicios integrales en los colegios comunitarios, para que los padres no tengan que elegir entre su propia educación y la de sus hijos. Uno de cada cuatro estudiantes de colegios comunitarios es padre, y estos padres son desproporcionadamente estudiantes de color, y más de la mitad son mujeres negras, sin embargo, la mayoría de los colegios y universidades no ofrecen cuidado infantil. Puede ser difícil para muchos de estos padres graduarse mientras hacen malabarismos con un trabajo adicional para pagar sus cuentas o cuidar a sus hijos. Biden proporcionará fondos para que los estados, el Distrito de Columbia y los territorios inviertan en servicios integrales en los colegios comunitarios, lo que podría incluir el cuidado infantil para los hijos de los estudiantes, al tiempo que crea nuevos empleos para los educadores de la primera infancia en el proceso.
    • Asegurará que más niños de militares tengan acceso al cuidado infantil de calidad que ofrece el Departamento de Defensa. Biden financiará completamente las instalaciones de cuidado infantil en las instalaciones y ampliará el conocimiento del programa de asistencia con el pago del Departamento de Defensa de EE. UU., que cuenta con el respaldo de los principales defensores de las familias militares, para que los cónyuges militares puedan continuar más fácilmente su educación y sus carreras y aprovechar el cuidado de relevo para aliviar el estrés de las movilizaciones, y nuestros militares pueden descansar más tranquilos sabiendo que sus hijos están bien atendidos.

 

Estas inversiones no solo crearán empleos para los nuevos educadores en la etapa temprana, sino que el plan de Biden para apoyar a nuestras escuelas públicas también creará nuevos empleos al triplicar los fondos para el Título I, financiar totalmente la IDEA, las escuelas de la comunidad y duplicar el número de psicólogos, consejeros, enfermeras, trabajadores sociales y otros profesionales de la salud en nuestras escuelas para que nuestros hijos reciban el cuidado de salud mental que necesitan.

CONSTRUIR INSTALACIONES DE CUIDADO INFANTIL SEGURAS

Nuestra nación enfrentaba una escasez masiva de instalaciones de cuidado infantil antes de la pandemia, y la escasez solo se ha intensificado desde entonces. Una encuesta encontró que, incluso antes de que el COVID-19 nos golpeara, el 43% de los padres tenían dificultades para encontrar cuidado infantil, y muchos más luchaban por conseguir un cuidado conveniente y asequible. Esta escasez estresa a los padres y tutores, perjudica a los bolsillos familiares y pone en desventaja a los niños en áreas con opciones de cuidado infantil insuficientes.

Biden abordará esta escasez acelerando la construcción y renovación de instalaciones de cuidado infantil seguras y apropiadas para el desarrollo en las comunidades y en los lugares de trabajo, para que los padres no tengan que buscar en vano una opción adecuada de cuidado infantil. Específicamente, Biden creará un nuevo crédito de impuestos para la construcción de centros de cuidado infantil para alentar a las empresas a construir instalaciones de cuidado infantil en los lugares de trabajo. Los empleadores recibirán el 50% del primer $1,000,000 en costos de construcción por cada instalación, para que los empleados puedan disfrutar de la tranquilidad y la conveniencia que brinda el cuidado infantil en el lugar de trabajo. Al mismo tiempo, realizará inversiones directas en la construcción de nuevas instalaciones de cuidado infantil y en la mejora de las instalaciones existentes en todo el país que no son accesibles para personas con discapacidad, o seguras o apropiadas en términos del  desarrollo para los niños pequeños, que son especialmente vulnerables a los contaminantes ambientales como plomo y moho, y a riesgos de seguridad como enchufes eléctricos. Si su crédito de impuestos se utiliza por completo y se combina con inversiones directas, estas políticas conducirán a decenas de miles de nuevas instalaciones de cuidado infantil en todo el país.

Todas las inversiones en infraestructura requerirán altos estándares para la calidad de las instalaciones, lo que incluye garantizar que sean lugares saludables, eficientes en energía, resistentes al clima, apropiados para el nivel de desarrollo y accesibles para niños con discapacidades. Y requerirán altos estándares laborales para las personas que construyen las instalaciones, creando miles de trabajos de construcción de clase media con la opción de unirse a un sindicato.

RECOMPENSAR A LOS CUIDADORES Y EDUCADORES CON LOS BENEFICIOS Y PROTECCIONES QUE MERECEN

Si bien confiamos en los cuidadores y educadores de nuestra nación para que desempeñen papeles esenciales en la vida de nuestros seres queridos, su salario y beneficios actuales son pésimos. Los cuidadores y educadores de la primera infancia — quienes son desproporcionadamente mujeres y personas de color – están mal pagados. Los profesionales de apoyo directo y los trabajadores de cuidado infantil ganan en promedio menos de $12 por hora y $25,000 al año. Esta baja remuneración contribuye a tasas de rotación extremadamente altas en la fuerza laboral de cuidados, lo que perjudica a estos trabajadores y a aquellos a quienes cuidan.

Biden mantendrá y desarrollará una fuerza laboral diversa y talentosa en el cuidado y la educación al ofrecer salarios más altos y beneficios, y acceso a la negociación colectiva, capacitación y educación, y escalas profesionales. Se asegurará de que estos trabajadores reciban:

    • Aumento de sueldo. Nadie debería tener que trabajar en más de un empleo para poder pagar sus cuentas. Biden se asegurará de que los cuidadores y los educadores de la primera infancia reciban un aumento y obtengan el salario que se merecen, incluyendo establecer estándares para los fondos asignados bajo este plan. Y no hay razón para que un educador que enseña a niños pequeños gane menos que un educador de kindergarden con calificaciones similares: Biden también se asegurará de que los educadores de la primera infancia en los entornos de cuidado infantil y las escuelas públicas reciban pagos y beneficios similares que los maestros de primaria si tienen calificaciones y experiencia similares.
    • Beneficios que han obtenido. Los beneficios incluyen cuidado de salud asequible a través de sus trabajos o la nueva opción pública de Biden, licencia familiar y médica con paga provista por el gobierno federal por hasta 12 semanas, hasta 7 días de licencia por enfermedad remunerada y cuidado infantil asequible para sus propios hijos.
    • Protecciones legales más fuertes y la opción de unirse a un sindicato y negociar colectivamente. Biden trabajará para garantizar que todos los trabajadores, incluidos los trabajadores de apoyo directo y los educadores de la primera infancia, tengan una forma efectiva y significativa de sindicalizarse y negociar colectivamente, ya sea que trabajen en un centro o en una casa. Facilitará la organización mediante la firma de la Ley de Arotección del Derecho a la Sindicalización (PRO, por sus siglas en inglés) y proporcionará a los trabajadores del gobierno local y estatal derechos de negociación, restaurará completamente la negociación colectiva a los trabajadores del gobierno federal y también mejorará las condiciones de muchos trabajos de cuidado al convertir en ley la Carta de Derechos de las Trabajadoras Domésticas.
    • Escalas de entrenamiento y profesionales. Los trabajadores de cuidado a domicilio y los educadores tempranos merecen oportunidades de capacitación y educación de calidad y credenciales significativas para que puedan ganar salarios más altos, desarrollar carreras gratificantes y duraderas, y permanecer en sus trabajos por más tiempo, ingredientes críticos para brindar cuidado y educación de alta calidad. Biden ampliará las oportunidades para que estos trabajadores obtengan las credenciales necesarias invirtiendo en programas de capacitación y educación de alta calidad que conduzcan a un certificado, así como capacitación continua en el empleo y desarrollo profesional a través de programas como capacitación obrero-patronal y aprendizajes certificados. Trabajará con empleadores, sindicatos y organizaciones de trabajadores, colegios comunitarios, la fuerza laboral del sistema público y organizaciones que representan a estadounidenses mayores y personas con discapacidades y educadores de la primera infancia para modernizar y desarrollar nuevos programas de capacitación para estos trabajos. Críticamente, proveerá fondos para que los estados contraten instructores para los educadores de la primera infancia para ayudarlos continuamente a brindar experiencias de aprendizaje de alta calidad. Y, creará oportunidades para que estos trabajadores mejoren aún más, mientras construye una cartera de diversos educadores tempranos y trabajadores de la salud, a través de su plan para la Educación Más Allá de la Escuela Secundaria.

###