¡Hoy es el Día Nacional de Inscripción de Votantes!Compruebe su inscripción o inscríbase para votar aquí

Joe Biden cree que Puerto Rico, y los más de tres millones de ciudadanos estadounidenses que lo llaman hogar, merecen ser tratados con dignidad y respeto. Ya sea que vivan en Reading, Pennsylvania, Kissimmee, Florida, o San Juan, Puerto Rico, ustedes merecen un pago justo por su trabajo, una oportunidad igual para salir adelante, y un gobierno que trate a todos los ciudadanos estadounidenses de la misma manera y los apoye cuando enfrentan tiempos difíciles.

Sin embargo, el presidente Trump le da la espalda al pueblo de Puerto Rico una y otra vez. No sólo no ha intentado ayudar, sino que ha empeorado las cosas. Después de que la isla fue devastada por el huracán María, no entregó los suministros de emergencia que necesitaban y luego sugirió que debíamos vender o intercambiar a Puerto Rico. En medio del coronavirus, una vez más, no ha brindado a los puertorriqueños el apoyo que necesitan. Dado el fracaso de Trump, no es de extrañar que el coronavirus haya golpeado la frágil economía de Puerto Rico mucho más fuerte que la mayoría de las jurisdicciones de los Estados Unidos.

Avanzar hacia un futuro de renovación y respeto no es plenamente posible sin abordar el tema del estatus político de Puerto Rico, que se ha debatido durante décadas. Como presidente, Biden trabajará con los representantes que apoyan cada una de las opciones de estatus en Puerto Rico para iniciar un proceso justo y vinculante para que determinen su propio estatus.

Joe Biden no esperará, sin embargo, para abordar la situación insostenible actual en Puerto Rico, que ha resultado en el trato desigual de los ciudadanos estadounidenses que llaman hogar a la isla. Como presidente, Biden creará un grupo de trabajo federal para Puerto Rico que se reportará directamente al presidente para asegurarse de que la isla tenga los recursos y la asistencia técnica que necesita no sólo para recuperarse, sino también para prosperar, incluyendo:

  • Apoyar una recuperación total y la reconstrucción de la infraestructura para cumplir con los estándares modernos. 
  • Invertir en el futuro de Puerto Rico mediante iniciativas de desarrollo económico y apoyo a las familias.
  • Proveer alivio de una deuda insostenible. 
  • Ampliar el acceso a la educación y a la capacitación de la fuerza laboral. 

APOYARÁ UNA RECUPERACIÓN TOTAL Y LA RECONSTRUCCIÓN DE LA INFRAESTRUCTURA PARA CUMPLIR CON LOS ESTÁNDARES MODERNOS

En 2017, los huracanes Irma y María causaron graves daños a la infraestructura y la economía de Puerto Rico, lo que provocó penurias y sufrimiento generalizados para los residentes. La respuesta federal al huracán María fue inadecuada y lenta y probablemente contribuyó a miles de muertes posteriores relacionadas con la tormenta. Y en lugar de pedir la promulgación del proyecto de ley bipartidista de asignaciones suplementarias para desastres en respuesta al reciente terremoto, Trump primero saqueó los fondos para construcción militar, originalmente destinados a reparar instalaciones dañadas por el huracán María, para su muro fronterizo Ahora, ha firmado un memorando que arrasa con los fondos de ayuda en caso de desastre en lugar de llegar a un acuerdo con el Congreso sobre un seguro de desempleo mejorado.  

Biden garantizará que Puerto Rico reciba los fondos federales para la reconstrucción por desastre que necesita con urgencia, para apoyar la recuperación de Puerto Rico a largo plazo y aumentar su capacidad para resistir tormentas futuras. Específicamente, Biden:

Acelerará el acceso a los fondos prometidos para la reconstrucción mientras se garantiza la transparencia y la rendición de cuentas por los fondos públicos. Biden ordenará inmediatamente a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) de los EE.UU. y a todas las agencias federales involucradas en la reconstrucción de Puerto Rico que trabajen en estrecha colaboración con Puerto Rico y los gobiernos municipales para garantizar que se desplieguen los fondos federales de manera eficiente, eficaz y en pleno cumplimiento con las leyes y reglamentaciones correspondientes. Biden también ordenará a HUD que elimine las onerosas restricciones exclusivas para Puerto Rico que limitan su acceso a los fondos de Ayuda para Desastres de las Subvenciones en Bloque para el Desarrollo Comunitario (CDBG-DR, por sus siglas en inglés). Y se aliará con los 78 alcaldes para garantizar que sus comunidades obtengan los fondos que necesitan. Su administración también desarrollará un tablero similar al establecido por la administración Obama-Biden para los fondos de la Ley de Recuperación y Reinversión Estadounidense (ARRA, por sus siglas en inglés), con el fin de brindar al pueblo de Puerto Rico información precisa, transparente y actualizada sobre el gasto público.

Condonará los préstamos de ayuda en casos de desastre a los pueblos/municipios de Puerto Rico para que puedan recuperarse más rápido. FEMA ha prestado aproximadamente $300 millones a 76 pueblos/municipios puertorriqueños bajo el programa de Préstamos Comunitarios para Desastres (Community Disaster Loans/CDL, por sus siglas en inglés). Si bien dichos préstamos a menudo se condonan para los municipios en los Estados Unidos continentales (siempre que cumplan con ciertas condiciones), dicha condonación para Puerto Rico solo puede ocurrir a discreción del Secretario de Seguridad Nacional en consulta con el Secretario del Tesoro. Como presidente, Biden trabajará para que se cancelen estos préstamos tal como lo harían para los beneficiarios de los Estados Unidos continentales.

Garantizará que los fondos de recuperación beneficien a las empresas locales. A septiembre de 2018, aproximadamente el 10% del gasto federal de ayuda y recuperación se había destinado a empresas puertorriqueñas en forma de contratos y compras. Biden garantizará que se sigan las preferencias de la Ley Stafford para los fondos locales para la recuperación local, y que las agencias federales brinden incentivos adicionales para ofrecer contratos a las empresas puertorriqueñas, como lo exige la Ley de Crédito para la Contratación de Pequeños Negocios del 2019.

Reconstruirá la infraestructura de la isla. La infraestructura de Puerto Rico es significativamente deficiente y necesita importantes inversiones, lo que tiene un impacto directo en su crecimiento y desarrollo económico. La Sociedad Estadounidense de Ingenieros otorga a la infraestructura de la isla una calificación general de “D-”. Una piedra angular del plan económico de Biden es un paquete de infraestructura que reconstruirá las carreteras y puentes, escuelas, servicios públicos, puertos, transporte público y otra infraestructura de nuestra nación. Y se asegurará de que la infraestructura de la isla y los hábitats costeros se reconstruyan de manera que aumenten su capacidad y resiliencia para resistir futuras tormentas.

INVERTIRÁ EN EL FUTURO DE LA ISLA MEDIANTE INICIATIVAS DE DESARROLLO ECONÓMICO Y APOYO A LAS FAMILIAS

Con el apoyo federal apropiado, Puerto Rico puede recuperarse y mantener una economía saludable, vibrante y autosuficiente. Esto significa revitalizar las industrias principales, incluyendo la manufactura. También significa proveer empleos estables y ofrecer apoyo crítico para mejorar dramáticamente el nivel de vida de los residentes en Puerto Rico. Una Administración Biden-Harris:

  • Fortalecerá y mejorará el sistema eléctrico de Puerto Rico. Proveer electricidad limpia, confiable y a bajo costo a las empresas y residentes de Puerto Rico es fundamental para el desarrollo económico a largo plazo de la isla. Esto incluye modernizar los sistemas de generación, transmisión y distribución de energía de la AEE (Autoridad de Energía Eléctrica) mediante las inversiones de infraestructura necesarias. 
  • Acceso a cuidado de salud asequible y de calidad. El gobierno federal limita los fondos anuales de Medicaid para Puerto Rico y contribuye en una tasa mucho menor de lo que lo haría si se determinaran los fondos federales correspondientes a Puerto Rico de la manera en que lo hace para los estados. El programa de Medicaid en Puerto Rico, Vital, limita la elegibilidad a un tercio del nivel de ingresos elegible en los estados, provee sólo 10 de 17 servicios esenciales, paga menos a los proveedores y gasta menos por afiliado. El Congreso aprobó una solución a corto plazo, pero Puerto Rico volverá a estar en la misma situación después de septiembre de 2021. Como presidente, Biden trabajará para asegurar que Puerto Rico pueda participar en el programa de Medicaid a la par con otras jurisdicciones de los Estados Unidos. Biden también: 
    • Ordenará al Secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. que proponga reformas al reembolso de Medicare para abordar los pagos insuficientes crónicos del programa. Biden abordará las tasas de pago de Medicare Advantage que han sido históricamente bajas y sus consecuencias para el sistema de salud de Puerto Rico al ordenar al secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. desarrollar y recomendar reformas de pago y mejoras al programa.
    • Ampliará la inversión en centros de salud comunitarios y aumentará la cartera de proveedores de cuidado de salud. Los centros de salud comunitarios son una parte crítica del sistema de salud puertorriqueño, que atendió a casi 360,000 pacientes en 2017. Biden duplicará la inversión federal en los centros de salud comunitarios, traduciéndose en una inversión de más de $100 millones.
  • Proveerá a las familias puertorriqueñas acceso igual a la asistencia nutricional. Según un estudio de 2015, una proporción alarmantemente alta (aproximadamente el 33%) de los adultos puertorriqueños padece inseguridad alimentaria, una proporción que probablemente aumentó a raíz de los desastres naturales posteriores. Si bien los estadounidenses en los Estados Unidos continentales que cumplen con los criterios de elegibilidad de SNAP tienen garantizado el apoyo alimentario, los puertorriqueños deben conformarse con un programa anual de subvenciones en bloque que no se ajusta automáticamente en tiempos de mayor necesidad. Y los fondos para el programa son inadecuados para satisfacer las necesidades de la isla y son substancialmente más bajos de lo que se gastaría si la isla se tratara como un estado. Como presidente, Biden trabajará para hacer que Puerto Rico sea elegible para SNAP y garantizará que los puertorriqueños que cumplan con los criterios de elegibilidad de SNAP reciban el mismo apoyo que recibirían en los Estados Unidos continentales.
  • Proveerá beneficios de seguridad de ingresos suplementarios. Un tribunal federal dictaminó recientemente que los puertorriqueños deberían ser elegibles para el programa de Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI, por sus siglas en inglés), pero la Administración Trump ha apelado el fallo. Biden asegurará que los residentes de Puerto Rico tengan acceso a estos beneficios.

PROVEERÁ ALIVIO DE UNA DEUDA INSOSTENIBLE 

Para asegurar el futuro de Puerto Rico, debemos reducir su carga de deuda insostenible; el servicio anual de la deuda de Puerto Rico es el 28% de los ingresos, más de cinco veces que el estado promedio. La Ley de Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (PROMESA), por sus siglas en inglés) de 2016 tuvo como objetivo abordar esta crisis al proveer herramientas para reestructurar la deuda de Puerto Rico y liderar la recuperación económica de la isla. Cuando se aprobó PROMESA, nadie imaginó dos huracanes devastadores, terremotos y una pandemia única en un siglo. A la luz de las condiciones actuales, la Junta de Supervisión y Administración Financiera (FOMB, por sus siglas en inglés) necesita un cambio significativo en el enfoque. Biden trazará un nuevo camino para abordar las deudas insostenibles de Puerto Rico que toma en consideración los nuevos desafíos. Biden ayudará a abordar la carga de la deuda que frena la economía de Puerto Rico al:

Revertir la política de austeridad fiscal impuesta por la Junta de Supervisión y Administración Financiera. Ante una crisis económica y las devastadoras consecuencias de los huracanes, los terremotos y ahora la crisis del COVID-19, la Junta de Supervisión y Administración Financiera ha insistido en una política dañina de austeridad fiscal. Biden apoyará una revisión de estas políticas y se aliará con el gobierno de Puerto Rico para realizar inversiones sustanciales a fin de promover el crecimiento económico, incluida la infraestructura, y proteger los servicios esenciales.

Asegurar que los representantes puertorriqueños tengan una voz. Biden trabajará para aclarar los respectivos roles del gobierno de Puerto Rico y la Junta de Supervisión y Administración Financiera para que puedan resolver los desafíos financieros de Puerto Rico de una manera que respete la autoridad de los líderes electos de Puerto Rico para gobernar.

Apoyar una auditoría de la deuda de Puerto Rico. Es posible que miles de millones de dólares en deuda se hayan emitido ilegalmente en violación de la constitución de Puerto Rico y, por lo tanto, sea nula. Una auditoría de la deuda de la isla permitirá a Puerto Rico planificar un camino fiscal justo y sostenible.

Asegurar que los puertorriqueños de ingresos bajos y moderados y los pensionados estén protegidos en cualquier reestructuración de la deuda. Las pensiones públicas son fundamentales para la seguridad financiera del 25% de las familias de Puerto Rico y, por lo tanto, para la salud de la economía local. Desde 2013, los jubilados han experimentado drásticas reducciones en sus beneficios: se han aumentado las edades de jubilación, se han incrementado las contribuciones de los empleados, se han eliminado los aumentos por el costo de vida y se han reducido las pensiones. Biden trabajará para proteger a los pensionados en el contexto de la reestructuración de la deuda.

AMPLIARÁ EL ACCESO A LA EDUCACIÓN Y A LA CAPACITACIÓN DE LA FUERZA LABORAL

Para impulsar la modernización y el crecimiento de la economía de Puerto Rico, el gobierno federal debe fortalecer el sistema de educación pública de la isla en todos los niveles, para que pueda producir los trabajadores de hoy y del mañana, e invertir en infraestructura de cuidado de salud y la cartera de trabajadores de la salud. Biden:

Invertirá en el sistema de escuelas públicas y lo reconstruirá. Los estudiantes de Puerto Rico tienen una gran necesidad de recursos adicionales. Más del 50% de los niños en edad escolar en Puerto Rico viven por debajo del nivel de pobreza federal. Puerto Rico tiene un porcentaje más alto de estudiantes que reciben servicios de educación especial que cualquier otro estado. Como presidente, Joe Biden triplicará los fondos del Título I para las escuelas que atienden a niños de familias de bajos ingresos y otorgará todos los fondos para la Ley de Educación para Personas con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés). Para Puerto Rico, esto significará un total de más de $1,200 millones en fondos bajo el Título I y casi $300 millones bajo IDEA. Los distritos escolares puertorriqueños podrán utilizar estos fondos del Título I para pagar a los maestros salarios competitivos, ofrecer preescolar a todos los niños de 3 y 4 años y brindar a todos los estudiantes acceso a cursos rigurosos.

Invertirá en infraestructura escolar. Las escuelas de Puerto Rico han sido devastadas por desastres naturales y llevará años reconstruirlas. Hasta el 95% de las escuelas de la isla no cumplen con los códigos de construcción vigentes para la seguridad contra terremotos. El plan de infraestructura del presidente Biden proporcionará $100 mil millones para la construcción de escuelas, incluyendo fondos específicamente designados para Puerto Rico. Esta inversión permitirá a Puerto Rico lograr un progreso significativo para que todos los estudiantes asistan a la escuela en entornos de aprendizaje seguros y saludables.

Ofrecerá caminos hacia la universidad y la fuerza laboral. Mantener a los estudiantes en la escuela y brindarles oportunidades después de la escuela superior requiere fortalecer las conexiones entre las escuelas superiores, la Universidad de Puerto Rico y los colegios comunitarios y los patronos; y dar a cada estudiante la oportunidad de obtener créditos universitarios o una credencial de la fuerza laboral en la escuela superior. Un grupo de trabajo interagencial de Puerto Rico en la Administración Biden-Harris ofrecerá orientación y asistencia técnica para ayudar a la isla a aprovechar los recursos del Departamento de Educación, el Departamento del Trabajo y el Departamento de Salud y Servicios Humanos para apoyar estos objetivos. Y Biden creará oportunidades de aprendizaje en el trabajo. Biden también garantizará que los trabajadores en Puerto Rico puedan tener acceso a servicios profesionales individualizados que los ayuden a encontrar un empleo, desarrollar un plan profesional u obtener otras formas de adiestramiento laboral.

Invertirá en la Universidad de Puerto Rico como motor de crecimiento económico. Como parte de su Plan para la Educación Más Allá de la Escuela Superior, Biden destinará más de $70 mil millones a instituciones que sirven a las minorías (MSI, por sus siglas en inglés) como la Universidad de Puerto Rico.

Aumentará el apoyo a la salud mental. El trauma y los daños causados por los huracanes, terremotos y los cierres escolares en curso han tenido un impacto profundo en los estudiantes de Puerto Rico. Inmediatamente después del huracán María, aproximadamente un tercio de los niños dijeron sentir que sus vidas corrían peligro. Las tasas de trastorno por estrés postraumático entre los niños eran dos veces más altas que las de la población general. Biden aumentará drásticamente la inversión en la salud mental de los estudiantes, duplicando el número de psicólogos, consejeros escolares, enfermeras, trabajadores sociales y otros profesionales de la salud en las escuelas de Puerto Rico.