¡Hoy es el Día Nacional de Inscripción de Votantes!Compruebe su inscripción o inscríbase para votar aquí

Joe Biden se está postulando para presidente para reconstruir la clase media y asegurar que esta vez todos estemos incluidos. Él cree que la clase media no es un número, sino un conjunto de valores que incluye la capacidad de ser dueño de su propia casa y vivir en comunidades  seguras. La vivienda debe ser un derecho, no un privilegio.

Actualmente, hay demasiados estadounidenses sin acceso a viviendas accesibles y de calidad. A nivel nacional, tenemos una escasez de vivienda disponibles y accesibles para personas de bajos ingresos. Decenas de millones de estadounidenses gastan más del 30% de sus ingresos en pagar su vivienda, dejándolos sin dinero suficiente para otras necesidades, desde comestibles hasta medicamentos. Y, decenas de millones de estadounidenses viven en hogares que ponen en peligro su salud y seguridad.

Las comunidades de color se ven desproporcionadamente afectadas por las fallas en nuestros mercados de vivienda, en el cual individuos negros y latinos tienen niveles mas bajos de ser propietarios de vivienda en comparacion con individuos blancos. La propiedad de la vivienda es la manera en que muchas familias ahorran y crean riqueza, por lo tanto estas disparidades raciales contribuyen a la falta de oportunidades para que nuestras familias  puedan acumular riqueza. Ya es hora de poner fin a la discriminación sistemática y a otros factores contribuyentes a la barreras para que nuestras comunidade puedan ser dueño  de sus viviendas

Como presidente, Joe Biden invertirá $640 mil millones durante 10 años para que cada estadounidense tenga acceso a viviendas que sean asequibles, estables, seguras y saludables, eficientes y resistentes, y ubicadas cerca de buenas escuelas y con un viaje razonable a sus trabajos. Biden hará esto al:

  • Poner fin a las prácticas poco éticas que limitan servicios financieros para compra de viviendas basado en la raza o origen etnico de la persona  y otras prácticas discriminatorias e injustas en el mercado de la vivienda.
  • Brindar asistencia financiera para ayudar a los estadounidenses que trabajan arduamente a comprar o alquilar viviendas seguras y de calidad, incluyendo asistencia de créditos reembolsables y avanzados para  el pago inicial y fondos federales para la asistencia  para el alquiler.
  • Aumentar el número disponible, reducir el costo y mejorar la calidad de viviendas , incluyendo a través de inversiones en resiliencia, eficiencia energética y accesibilidad de los hogares. 
  • Desarrollar un enfoque integral para terminar con la falta de viviendas.

 

La vivienda es una parte esencial de la estrategia de Biden para desarrollar comunidades fuertes y saludables en cada código postal – desde su plan para reconstruir la infraestructura de nuestra nación y revitalizar las economías locales hasta su plan para invertir en nuestras escuelas públicas.

Los Principios Biden para la Vivienda

Aunque los desafíos de vivienda que enfrentan los estadounidenses en diferentes comunidades rurales y urbanas de todo el país pueden variar, cada estadounidense en cada código postal debe tener acceso a una vivienda que:

    • Sea financieramente asequible:  no represente más del 30% de los ingresos para que les quede dinero para satisfacer otras necesidades
    • Sea estable: ofrezca a las familias la continuidad que necesitan para mantener sus trabajos, desempeñarse bien en la escuela y desarrollar las redes sociales necesarias para el bienestar;
    • Sea segura y saludable: proteja a las familias de los riesgos ambientales y sociales, desde el aire contaminado hasta la contaminación con plomo y la violencia armada;
    • Sea físicamente accesible: que  satisfaga las necesidades de las personas con discapacidad para que puedan vivir en sus comunidades;
    • Sea energéticamente eficiente y resiliente: reduzca nuestras emisiones de gases y resista los impactos del cambio climático; y

 

  • Esté ubicada cerca de buenas escuelas y con un viaje razonable a sus trabajos.

 

 

PONER FIN A LAS “LÍNEAS ROJAS” Y OTRAS PRÁCTICAS DISCRIMINATORIAS E INJUSTAS EN EL MERCADO DE VIVIENDA

    • Proteger a los propietarios e inquilinos de prestamistas y propietarios abusivos a través de una nueva Carta de Derechos de los Propietarios e Inquilinos. Siguiendo el modelo de la Carta de Derechos del Propietario de Vivienda de California, Biden promulgará una legislación para poner fin a muchas deficiencias en los mercados de hipotecas y alquileres. Esta nueva Carta de Derechos evitará que los corredores hipotecarios lleven a los prestatarios a préstamos que cuestan más de lo apropiado, evitará que los administradores hipotecarios avancen una ejecución hipotecaria cuando el propietario esté en el proceso de recibir una modificación de préstamo, otorgará a los propietarios un derecho de acción privado para pedir una compensación económica a los prestamistas y administradores hipotecarios que violan estas protecciones, y otorgará a los prestatarios el derecho a recibir una notificación oportuna sobre el estado de las modificaciones de sus préstamos y poder apelar las denegaciones de las modificaciones. Tomando como base la Ley de Protección de Inquilinos en la Ejecución Hipotecaria de la Administración Obama-Biden, la Carta de Derechos también ampliará las protecciones para los inquilinos. Por ejemplo, la Carta de Derechos incluirá una ley que prohíbe a los propietarios discriminar a los inquilinos que reciben beneficios federales de vivienda.
    • Proteger a los inquilinos del desalojo. Los desalojos de viviendas pueden tener consecuencias devastadoras para las familias y, a menudo, se deben a pequeños adeudos relativamente pequeños en el alquiler. Como ex defensor público, Biden aprecia la diferencia que la representación legal puede hacer para aquellos que enfrentan desalojo. Como presidente, trabajará para promulgar la Ley de Asistencia Legal para Prevenir Desalojos del 2020 presentada por el coordinador de la mayoría James E. Clyburn y el senador Michael Bennet, ayudará a los inquilinos que enfrentan desalojos a tener acceso  a asistencia legal. También alentará a las localidades a crear programas de desviación de desalojos, incluyendo mediación, planes de pago y programas de educación financiera.
    • Eliminar las leyes de vivienda locales y estatales que perpetúan la discriminación. La zonificación excluyente se ha utilizado estratégicamente durante décadas para mantener a las personas de color y las familias de bajos ingresos fuera de ciertas comunidades. Como presidente, Biden promulgará una legislación que exija que cualquier estado que reciba fondos federales a través de  subsidios para el desarrollo comunitario o  de transportación , desarrolle una estrategia para la zonificación inclusiva, según lo propuesto en la Ley HOME de 2019 por el coordinador de la mayoría en la Cámara, Jim Clyburn y el senador Cory Booker. Biden también invertirá $300 millones en Subsidios para  Vivienda Local para brindar a los estados y localidades la asistencia técnica y el apoyo de planificación que necesitan para eliminar  leyes que impactan a gente de color y que contribuyen a la expansión incontrolable.
    • Exigir a las instituciones financieras prohíban prácticas discriminatorias en el mercado de la vivienda. La Administración Obama-Biden exigió cuentas a las principales instituciones financieras nacionales por las prácticas discriminatorias de préstamos, asegurando cientos de millones de dólares en acuerdos para ayudar a los prestatarios que habían sido perjudicados por sus prácticas. Y en 2013, la Administración Obama-Biden codificó estandares apoyados por la corte, que  dictamiman que prácticas de préstamos que tienen un efecto discriminatorio pueden ser cuestionadas incluso si la discriminación no fue explícita. Pero ahora la Administración Trump está tratando de eliminar este estándar sobre el impacto desigual al aumentar significativamente la carga de la prueba para quienes alegan discriminación. En la Administración Biden, este cambio se revertirá para garantizar que las instituciones financieras se responsabilicen de atender a todos los clientes.
    • Fortalecer y expandir la Ley de Reinversión Comunitaria para garantizar que las instituciones de servicios financieros bancarios y no bancarios de nuestra nación estén sirviendo a todas las comunidades. La Ley de Reinversión en la Comunidad actualmente regula los bancos, pero hace muy poco para regular las empresas de tecnología financiera (“fintechs”) y hace muy poco para asegurar que los prestamistas no bancarios brinden un acceso responsable a todos los miembros de la comunidad. Además, la Administración Trump está proponiendo debilitar la ley al permitir que los prestamistas reciban una calificación aceptable, incluso si los prestamistas no incluyen muchos de los vecindarios y los prestatarios. Biden ampliará la Ley de Reinversión en la Comunidad para que aplique a las compañías hipotecarias y de seguros, agregando  un requisito para que las instituciones de servicios financieros provean una declaración que describa su compromiso con el interés público y, lo que es más importante, para  requerir que estas instituciones otorguen préstamos e inviertan en todas las comunidades a las que sirven.
    • Revertir las políticas de la Administración Trump que eliminan las protecciones sobre las prácticas de préstamos justas y la equidad en la vivienda. Biden implementará la Regla de Promoción Afirmativa de Equidad en la Vivienda de la Administración Obama-Biden que exige que las comunidades que reciben ciertos fondos federales examinen proactivamente los patrones de vivienda e identifiquen y aborden políticas que tienen un efecto discriminatorio. La Administración Trump suspendió esta regla en el 2018. Biden garantizará la aplicación efectiva y rigurosa de la Ley de Equidad de Vivienda y la Ley de Divulgación de Hipotecas de Vivienda. Y en alianza con agencias de financiamiento de viviendas, restablecerá el programa federal de riesgo compartido que ha ayudado a asegurar el financiamiento para miles de unidades de vivienda de alquiler asequible en alianza con agencias de financiamiento de viviendas.

 

  • Restaurar el poder del gobierno federal para hacer cumplir los acuerdos contra prestamistas discriminatorios. La Administración Trump ha despojado a la Oficina de Préstamos Justos e Igualdad de Oportunidades, una división de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, de su poder para hacer cumplir los acuerdos contra los prestamistas que han discriminado a los prestatarios, por ejemplo, cobrando tasas de interés significativamente más altas para las personas de color que a los individuos blancos. Biden devolverá el poder a la división para que pueda proteger a los consumidores de la discriminación.

 

  • Abordar los prejuicios raciales que conducen a quelos hogares en comunidades de color sean evaluados por debajo de su valor. Las viviendas en comunidades principalmente compuestas por personas de color se valoran  en miles de dólares por debajo de las comunidades de mayoría blanca, incluso cuando todos los demás factores son iguales, lo que contribuye a la diferencia racial de riqueza. Para contrarrestar este prejuicio racial, Biden establecerá un estándar nacional para las valuación de vivienda que garantice que los evaluadores tengan  la capacitación adecuada y una apreciación completa de los vecindarios y no tengan prejuicios implícitos debido a la falta de comprensión de la comunidad. Un estándar nacional objetivo para las valuaciones también dificultará que las instituciones financieras presionen a los evaluadores para su beneficio.

 

BRINDAR ASISTENCIA FINANCIERA PARA AYUDAR A LOS TRABAJADORES ESTADOUNIDENSES A COMPRAR O ALQUILAR VIVIENDAS DE CALIDAD

 

 

  • Ayudar a las familias a comprar su primera vivienda y acumular riqueza creando un nuevo crédito contributivo reembolsable y anticipado de hasta $15,000. El nuevo Crédito Contributivo para el Primer Pago Inicial de Biden ayudará a las familias a compensar los costos de la compra de viviendas y ayudará a millones de familias a echar raíces por primera vez. Además del crédito contributivo temporal ampliado como parte de la Ley de Recuperación, este crédito contributivo será permanente y por anticipado, lo que significa que los compradores recibirán el crédito contributivo cuando realicen la compra en lugar de esperar a recibir la asistencia cuando presenten sus impuestos al año siguiente.

 

    • Ofrecer vales de vivienda de Sección 8 a cada familia elegible para que nadie tenga que pagar más del 30% de sus ingresos por la vivienda de alquiler. Aproximadamente tres de cada cuatro hogares elegibles para asistencia de alquiler de la Sección 8 no reciben asistencia de vivienda porque el programa no cuenta con fondos suficientes. El enfoque de Biden es sencillo: el programa de asistencia para la vivienda de alquiler de Sección 8 debe estar totalmente financiado para que todas las personas que son elegibles reciban la asistencia que necesitan para pagar el alquiler de una vivienda segura. Biden dedicará recursos tanto a la asistencia de alquiler en vales como al programa de proyectos. Con el tiempo, este enfoque brindará asistencia a al menos 17 millones de familias de bajos ingresos. Y, como parte de la Carta de Derechos de los Propietarios e Inquilinos, Biden promulgará una ley que prohíbe a los propietarios discriminar a los inquilinos que reciben beneficios federales de vivienda. 

 

  • Crear un nuevo crédito tributario para los inquilinos para ayudar a más familias de bajos ingresos. Biden trabajará con el Congreso para promulgar un nuevo crédito tributario para inquilinos, diseñado para reducir el alquiler y los servicios públicos al 30% de los ingresos de las personas y familias de bajos ingresos que pueden ganar demasiado dinero para calificar para un vale de la Sección 8, pero aún tienen dificultades para pagar su alquilar. Asignará $5 mil millones en fondos federales para el crédito tributario cada año.
  • Ampliar los beneficios de vivienda para el personal de respuesta inmediata, los educadores de escuelas públicas y otros trabajadores de servicios públicos y nacionales que se comprometan a vivir en comunidades sistemáticamente empobrecidas o que trabajan en vecindarios con un bajo inventario de viviendas accesibles. Biden ampliará el programa El Buen Vecino – (Good Neighbor Next Door), que está diseñado para ayudar a fortalecer las comunidades que han experimentado una inversión insuficiente – y altas tasas de pobreza, al mismo tiempo que brinda oportunidades al personal de respuesta inmediata, educadores y aquellos que participan en el servicio nacional para que compren viviendas en esas mismas comunidades. Específicamente, Biden ampliará el programa a través de asistencia adicional para el pago inicial, asociándose con agencias estatales de vivienda, gobiernos tribales, gobiernos locales y bancos estatales/locales para ofrecer el descuento significativo existente del programa sobre el precio de una vivienda a un grupo más grande de viviendas. y proporcionar acceso a un préstamo a bajo interés para rehabilitar estas viviendas. Y se asegurará de que estos recursos también estén disponibles para los servidores públicos que trabajan en vecindarios con un bajo inventario de viviendas asequibles.

 

  • Crear la Agencia Pública de Informes de Crédito. Poder obtener un informe de crédito es un paso crítico para ser propietario de una vivienda. Pero actualmente los informes de crédito, emitidos por solo tres grandes compañías privadas, están plagados de problemas: a menudo contienen errores, dejan muchos “créditos invisibles” debido a las fuentes utilizadas para generar un puntaje de crédito y contribuyen a las disparidades raciales. Biden creará una nueva agencia pública de informes de crédito dentro de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor para proporcionar a los consumidores una opción gubernamental que busque minimizar las disparidades raciales, por ejemplo, asegurando que los algoritmos utilizados para la calificación crediticia no tengan un impacto discriminatorio y acepten fuentes de datos no tradicionales como el historial de alquiler y las facturas de servicios públicos para establecer el crédito.

 

Reducir los gases de efecto invernadero y reducir las facturas de electricidad de las familias trabajadoras

Como Biden anunció en su plan climático, establecerá el objetivo de reducir la huella de carbono del inventario de edificios de EE. UU. en un 50% para el 2035, creando incentivos para modificaciones profundas que combinen la electrificación de electrodomésticos, la eficiencia y la generación de energía limpia en el sitio. Además del fondo de retroadaptación de $10 mil millones que se describe a continuación, otras políticas que aplicará para reducir la huella de carbono de los edificios residenciales incluyen:

  • Ordenar al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los EE. UU. que las viviendas para comunidades de bajos ingresos sean más eficientes.
  • Ordenar al Departamento de Energía de los EE. UU. redoblar esfuerzos para acelerar los nuevos estándares de eficiencia para los electrodomésticos y equipos.
  • Enmendar y acelerar el proceso del código de construcción, y crear un nuevo mecanismo de financiamiento para que los estados y las ciudades adopten códigos de construcción estrictos y capaciten a los constructores e inspectores.

 

Lea el plan completo de Biden para abordar la emergencia climática en joebiden.com/climate.

AUMENTAR EL SUMINISTRO, BAJAR EL COSTO Y MEJORAR LA CALIDAD DE LAS VIVIENDAS

    • Establecer un Fondo de Vivienda Asequible de $100 mil millones para construir y actualizar viviendas asequibles.

 

  •   $65 mil millones en nuevos incentivos para las autoridades estatales de vivienda y el programa de subsidios para Viviendas Indígenas para construir o rehabilitar viviendas de bajo costo, eficientes, resilientes y accesibles en áreas donde las viviendas  son escasas. Estos fondos se destinarán a comunidades que sufren una crisis de asequibilidad y que están dispuestas a implementar nuevas leyes de zonificación que fomenten viviendas más asequibles. 

 

    •   $10 mil millones para hacer que los hogares sean más eficientes energéticamente. Esta actualización reducirá las facturas de energía de las familias, creará empleos para los trabajadores en los oficios en todos los estados de la nación y reducirá nuestras emisiones de gases toxicos.
    •   $5 mil millones para aumentar el inventario de viviendas asequibles como parte de los esfuerzos más amplios de desarrollo comunitario. Específicamente, estos fondos ampliarán el programa HOME, asegurando que los requisitos del programa sean más propicios para apoyar a los compradores de vivienda por primera vez, y el Fondo de Capital Magnet, que estimula la inversión privada en viviendas asequibles y el desarrollo económico en comunidades con mayor dificultades. Entre otros usos, las localidades pueden usar estos fondos para comprar propiedades vacantes, subdesarrolladas o subutilizadas y construir viviendas asequibles.
    • Aumentar los fondos del Fondo Fiduciario de la Vivienda en $20 mil millones. Biden aumentará la disponibilidad de viviendas asequibles a través del Fondo Fiduciario de Viviendas, pagado por un aumento en las tasaciones de Fannie Mae y Freddie Mac. Estos fondos adicionales apoyarán la construcción y rehabilitación de unidades de vivienda asequible. 
  • Brindar incentivos fiscales para la construcción de viviendas más asequibles en las comunidades que más lo necesitan. Como presidente, Biden ampliará el Crédito Contributivo para Viviendas de Bajos Ingresos, una disposición de impuestos diseñada para incentivar la construcción o rehabilitación de viviendas asequibles para inquilinos de bajos ingresos que ha creado casi 3 millones de unidades de viviendas asequibles desde mediados de la década de los ‘80, con una inversión de $10 mil millones. Esta inversión estará diseñada para hacer que el crédito sea más eficiente, aumentando drásticamente el número de unidades de vivienda asequible nuevas o rehabilitadas. Y se asegurará de que todas las áreas urbanas, suburbanas y rurales se beneficien del crédito. Biden también invertirá en el desarrollo y rehabilitación de viviendas unifamiliares en vecindarios urbanos, suburbanos y rurales en dificultades a través de la Ley de Inversión en Viviendas en los Vecindarios.
  • Invertir en desarrollo comunitario. Además del desarrollo comunitario que Biden propone como parte de su iniciativa de infraestructura, también ampliará los fondos flexibles para las subvenciones en bloque para el desarrollo comunitario de $10 mil millones durante diez años. Ls fondos para el desarrollo comunitario financian los esfuerzos locales para expandir la vivienda asequible, mejorar la infraestructura y aumentar las oportunidades económicas para individuos y comunidades de bajos ingresos. Estos son fondos federales flexibles que las localidades reciben para hacer frente a sus desafíos específicos y apoyar la estabilización y la infraestructura local.
  • Eliminar las regulaciones de vivienda locales y estatales que limitan las opciones de vivienda asequible y contribuyen a la expansión urbana descontrolada. La política de vivienda puede usarse como una herramienta para combatir el cambio climático. Muchos estadounidenses de ingresos bajos y medios se ven obligados a vivir lejos de sus centros de trabajo debido a los altos costos de la vivienda, lo que lleva no solo a que los trabajadores se vean sobrecargados por los largos viajes diarios y los costos de transporte, sino también a mayores emisiones de gases de efecto invernadero. Biden vinculará las nuevas inversiones federales en vivienda con el requisito de que los estados y las localidades eliminen las regulaciones que reducen la disponibilidad de viviendas asequibles y contribuyen a la expansión descontrolada. Ordenará a sus secretarios de Vivienda y Desarrollo Urbano y Transporte a identificar los programas de fondos  federales existentes que pueden modificarse agregando la reforma de zonificación como un requisito. Y, Biden ampliará las inversiones en Subvenciones para Política de Vivienda Local para brindar a los estados y localidades la asistencia técnica y el apoyo de planificación que necesitan para modernizar las regulaciones de vivienda.
  • Garantizar que las empresas de minorías se beneficien de la inversión en la construcción y reparación de viviendas. Para apoyar aún más la creación de riqueza entre las familias negras y latinas, Biden requerirá que su Administración tome todas las medidas disponibles para asegurarse de que las empresas de minorías puedan beneficiarse de los nuevos y continuos gastos federales en vivienda e infraestructura.  

Usar fondos federales para transporte para aprovechar la inversión local en transporte público y viviendas asequibles

 

Las políticas de transporte  inteligente y planificación regional son esenciales para garantizar el acceso a viviendas asequibles, evitar la expansión descontrolada, mejorar la calidad de vida al reducir la distancia entre las áreas donde las personas viven y se distraen, y mitigar el cambio climático. Para cumplir con estos objetivos, Biden se asegurará de que una parte de los nuevos fondos federales para transporte público estén diseñados para apalancar la inversión local en transporte y viviendas asequibles en los corredores de tránsito. Biden ha propuesto las siguientes nuevas inversiones en transporte:

 

  • Ofrecer a decenas de millones de personas en los Estados Unidos nuevas opciones de transporte. Fuera de las grandes ciudades, la mayoría de las personas en los Estados Unidos no tienen acceso a transporte público confiable y de alta calidad; y en las áreas urbanas, a menudo necesita reparación. Como resultado, los trabajadores y las familias dependen de los automóviles, que pueden ser una gran carga financiera, congestionan las carreteras y, junto con los camiones livianos, aumentan significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero en los EE. UU. Como presidente, Biden tendrá como objetivo proveer a todos los estadounidenses en municipios de más de 100,000 personas un transporte público de calidad para el 2030. Con ese fin, aumentará las inversiones federales flexibles, ayudando a las ciudades y pueblos a instalar redes de tren ligero y mejorar el transporte público existente y las líneas de autobuses. También los ayudará a invertir en infraestructura para peatones, ciclistas y pasajeros de e-scooters (patinetas) y otros vehículos de micro movilidad. Y Biden trabajará para asegurarse de que las nuevas áreas de rápido crecimiento estén diseñadas y construidas teniendo en cuenta el transporte público. Específicamente, creará un nuevo programa que brinda a las comunidades en áreas de rápida expansión los recursos para construir opciones de transporte público desde el principio.
  • Reducir la congestión trabajando con las regiones metropolitanas para planificar un crecimiento más inteligente. Biden capacitará a los líderes municipales, del condado, regionales y estatales para explorar estrategias nuevas, más inteligentes y amigables con el clima para ayudar a reducir los tiempos promedio de viaje y construir calles principales más vibrantes. Específicamente, Biden creará un programa competitivo de fondos para ayudar a los líderes a repensar y rediseñar los sistemas de transporte regionales, para llevar a los viajeros a los lugares a donde van, de manera más segura, más rápida y más eficiente. Al mismo tiempo, Biden aumentará los fondos para las autopistas en un 10% y asignará los nuevos fondos a los estados que adoptan el diseño inteligente del clima y la reducción de la contaminación, incentivándolos a invertir en la reducción de gases de efecto invernadero. Los estados también serán libres de utilizar los fondos existentes para autopistas con opciones de transporte alternativas.
  • Conectar trabajadores con los trabajos. Para demasiados trabajadores de bajos ingresos, el costo del transporte y el tiempo que les toma viajar al trabajo todos los días son barreras importantes. Como presidente, Biden dedicará $10 mil millones adicionales durante 10 años específicamente para proyectos de transporte público que sirven a áreas de alta pobreza con opciones de transporte limitadas, para que los trabajadores que buscan una vida mejor no tengan que gastar tanto para llegar a sus trabajos.

 

Lea el plan completo de infraestructura de Biden en joebiden.com/infrastructure.

    • Asegurar que las comunidades rurales tengan acceso a hogares asequibles y accesibles. La Administración Biden aumentará los fondos para las reparaciones necesarias de viviendas de alquiler asequibles y la construcción de nuevas propiedades a través del Servicio de Vivienda Rural del Departamento de Agricultura de los EE. UU., incluidos los Préstamos Directos Multifamiliares y los programas de Préstamos Directos Unifamiliares, que apoyan la construcción de vivienda para personas de bajos ingresos, discapacitados o ancianos en comunidades rurales. El plan 10-20-30 del coordinador de la mayoría Clyburn ya se ha aplicado a una serie de programas de desarrollo rural para garantizar que una parte de los fondos se dedique a servir a las familias que viven en áreas que enfrentan pobreza persistente. Como presidente, Biden aplicará el plan 10-20-30 a todos los programas federales. 

 

  • Ampliar los fondos para las instituciones financieras comunitarias impulsadas por la misión de invertir en la construcción de nuevas viviendas en áreas desatendidas. Como parte de su plan para reinvertir en comunidades de todo el país, incluidas las zonas rurales, Biden ampliará los fondos para el Fondo de Instituciones Financieras de Desarrollo Comunitario, que apoya a instituciones financieras locales “impulsadas por su misión” en áreas de bajos ingresos en todos los Estados Unidos. incluyendo las que invierten en la construcción de nuevas viviendas en áreas desatendidas.

 

  • Impulsar capital adicional en comunidades de bajos ingresos para estimular el desarrollo de viviendas de bajos ingresos. El Crédito Contributivo para Nuevos Mercados ha generado $8 de inversión privada por cada $1 de inversión federal en comunidades de bajos ingresos al proporcionar créditos contributivos a inversores en organizaciones de desarrollo comunitario que apoyan todo, desde supermercados hasta proyectos inmobiliarios y plantas de fabricación. Biden va a ampliar el programa para proveer $5 mil millones en ayuda cada año, y hará el programa permanente para que las comunidades pueden tomar el crédito en cuenta en su planificación a largo plazo.

 

Para todas estas nuevas inversiones en vivienda, se requerirá que aquellos que reciben asistencia cumplan con los requisitos salariales de la Ley Davis-Bacon para que los empleos creados con estas inversiones apoyen buenos salarios y beneficios, para que puedan mantener a sus familias. Y, la Administración Biden alentará el uso de recursos y materiales de origen nacional, así como el uso de contratos laborales en los proyectos.

 

Garantizar viviendas seguras para nuestras familias militares.

El gobierno ha perdido la confianza de las familias militares al proveer viviendas de calidad inferior. Ahora, tenemos que trabajar el doble para reconstruir esta confianza. Eso requerirá la máxima transparencia y rendición de cuentas tanto del gobierno como de los socios del sector privado encargados de alojar a las familias de nuestros militares. La Administración Biden:

  • Hará cumplir una Carta de Derechos de los Inquilinos integral y estandarizada para todas las familias militares, y como los defensores han exigido correctamente, garantizar que el alto liderato del Departamento de Defensa de los EE. UU. la haga cumplir. No haremos más promesas vacías a las familias militares. Exigiremos cuentas a estos propietarios y a nosotros mismos.
  • Exigirá informes regulares, estandarizados, objetivos y publicados sobre la satisfacción de las familias militares y las preocupaciones de todas las viviendas.
  • Establecerá un documento público que describa las expectativas de calidad y las consecuencias para todos los proveedores de vivienda y, cuando sea necesario, rescindirá los arrendamientos a largo plazo en manos de empresas privadas.

Lea el plan completo de Biden para las familias militares en joebiden.com/militaryfamilies.

DESARROLLAR UN ENFOQUE INTEGRAL PARA TERMINAR CON LA FALTA DE VIVIENDA

    • Desarrollar una estrategia nacional para hacer de la vivienda un derecho para todos. Biden cree que todos deberían tener derecho a un techo seguro sobre sus cabezas. El primer día de su administración, ordenará a su secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano para que dirija un grupo de trabajo de alcaldes y otros funcionarios electos locales para que preparen en 100 días una hoja de ruta para hacer realidad este derecho en todo el país. Los alcaldes y los funcionarios electos locales están en la primera línea de la lucha contra la falta de vivienda, por lo que Biden utilizará su experiencia para ayudar al gobierno federal a identificar las prácticas recomendadas que deberían replicarse en todo el país.
    • Suministrar fondos de emergencia diseñados para enfrentar la crisis de personas sin hogar. Biden trabajará con el Congreso para asegurar la aprobación de la Ley para Terminar con la Falta de Vivienda de la congresista Maxine Waters. Este proyecto de ley financia una estrategia integral y holística para terminar con la falta de vivienda, que incluye todo, desde el manejo de los casos hasta los refugios de emergencia y vales de vivienda adicionales para las personas sin hogar. En total, esta ley invertirá $13 mil millones para abordar la falta de vivienda durante cinco años, incluidos $5 mil millones para las Subvenciones de Asistencia para Personas sin Hogar McKinney-Vento, y la ley creará más de 400,000 unidades de vivienda adicionales para personas sin hogar. Además, Biden se asegurará de que parte de los fondos de esta subvención estén específicamente destinados a ayudar a niños y jóvenes sin hogar.
    • Reformar los programas federales de vivienda para asegurar que adopten un enfoque de “vivienda primero” para terminar con la falta de vivienda. La Administración Trump ha demostrado la aceptación de una visión del mundo de que las viviendas y los alimentos deben ser retenidos hasta que las personas sin hogar aborden desafíos como la adicción y las enfermedades mentales. Esta visión no sólo es inhumana, si no que también desafía la evidencia sobre lo que funciona. Más y más evidencia está dejando claro que un enfoque de “vivienda primero”, “guiado por la creencia de que la gente tiene necesidades básicas como comida y un lugar para vivir antes de ocuparse de cualquier cosa menos crítica, como conseguir un trabajo, llevar un presupuesto correctamente, o atender los problemas de uso de sustancias”, es una estrategia eficaz para reducir la falta de vivienda. Entonces, mientras la Administración Biden seguirá una estrategia integral que aborde las causas desde la raíz que causa de la falta de vivienda, desde asegurarse de que todos tengan acceso a un apoyo de calidad para atender la salud mental y las adicciones, hasta aumentar el salario mínimo y ampliar la capacitación de la fuerza laboral, hasta cambiar la cultura para que más adolescentes LGBTQ sean aceptados en sus hogares: el presidente Biden se asegurará de que nuestro país se comprometa con un enfoque de “vivienda primero” para terminar con la falta de vivienda. En sus primeros 100 días, Biden ordenará a su secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano que realice una revisión completa de las políticas federales de vivienda para asegurarse de que apliquen e incentiven el enfoque de “vivienda primero”. El secretario identificará todas las formas en que  programas federales de asistencia para personas sin hogar pueden apoyar aún más la vivienda rápida y la vivienda de apoyo a largo plazo. Se ha encontrado que la vivienda de apoyo tiene impactos positivos a largo plazo, y se ha demostrado que el realojamiento rápido conduce a salidas rápidas de la falta de vivienda.
    • Reducir la falta de vivienda entre los veteranos. La Administración Obama-Biden redujo la población de veteranos sin hogar a casi la mitad. Pero con poco más de 23,000 veteranos sin un techo en una noche determinada, tenemos mucho más trabajo por hacer. Biden trabajará con el Congreso para continuar reduciendo la falta de vivienda entre los veteranos al autorizar permanentemente el programa de Servicios de Apoyo para Familias de Veteranos, que proporciona fondos críticos para servicios integrales para las personas sin hogar. El presidente Biden también trabajará para garantizar que comprendamos mejor las necesidades únicas de las mujeres y los veteranos LGBTQ que no tienen hogar. Y creará viviendas seguras, modernas, limpias y orientadas a la recuperación para los veteranos que reciben tratamiento por trastornos por uso de sustancias y aquellos que no tienen hogar mediante la restauración de edificios condenados o que no se están utilizando, como el enorme campus del VA en Los Ángeles. Lea el plan completo de Biden para apoyar a nuestros veteranos en joebiden.com/veterans.
    • Proteger a las personas LGBTQ. La Administración Obama-Biden hizo valer los derechos civiles de la comunidad LGBTQ, incluyendo garantizar que los refugios para personas sin hogar que reciben fondos del gobierno federal provean alojamiento de acuerdo con la identidad de género de un individuo y no pueden negar servicios a base de la identidad de género u orientación sexual. Desde entonces, la Administración Trump propuso permitir que los refugios discriminen a las personas transgénero al determinar su alojamiento, por ejemplo, obligando a las mujeres transgénero a dormir y usar el baño en el mismo lugar que los hombres. Como presidente, Biden asegurará la aprobación de la Ley de la Igualdad, asegurando que ningún presidente pueda volver a revocar por si solo las protecciones de los derechos civiles para las personas LGBTQ, incluso en viviendas y refugios para personas sin hogar. Además, aumentará los fondos para la Ley de Jóvenes Que Han Huido de sus Casas y No Tienen Hogar para garantizar que las personas LGBTQ tengan acceso a programas de vivienda de transición que brindan servicios esenciales como asesoramiento laboral y cuidado de salud mental y física.

 

  • Ampliar el acceso a viviendas y servicios de apoyo para personas con discapacidades y personas de mayor edad. Una Administración Biden aumentará la disponibilidad de viviendas de apoyo y accesibles para personas mayores y personas con discapacidades, incluyendo a través de los programas de Vivienda de Apoyo para Ancianos (“Sección 202”) y Vivienda de Apoyo para Personas con Discapacidades (“Sección 811”). Biden también aumentará los recursos para los servicios de salud mental y el tratamiento del trastorno por uso de sustancias, incluyendo a través del programa Proyectos de Asistencia en Transición de la Falta de Vivienda.

 

  • Establecer una meta nacional de garantizar que el 100% de las personas que anteriormente estaban encarceladas tengan vivienda al reintegrarse a la sociedad. Si las personas encarceladas no encuentran vivienda al reintegrarse a la sociedad, esa falta de vivienda puede ser completamente desestabilizadora y limitar su probabilidad de mantenerse fuera del sistema de justicia penal y alcanzar su potencial. Biden trabajará para lograr el objetivo de garantizar que el 100% de las personas que estuvieron encarceladas, a nivel federal y estatal, tengan vivienda al salir. Comenzará eliminando las barreras que impiden que las personas anteriormente encarceladas accedan a la asistencia pública, incluido el apoyo a la vivienda. Ordenará al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los EE. UU. que solo contrate con entidades que estén abiertas a alojar a individuos que buscan una segunda oportunidad. Y ampliará los fondos para la vivienda de transición, que se han reducido drásticamente bajo la Administración Trump.

 

Garantizar que las sobrevivientes de violencia doméstica y sexual tengan una vivienda segura y asequible

Biden ha presentado un plan integral para fortalecer los apoyos sociales para las sobrevivientes de la violencia doméstica y sexual y la trata de personas, que incluye ayudar a las víctimas a obtener una vivienda, lograr la estabilidad económica y recuperarse del trauma del abuso. La Conferencia de Alcaldes de los Estados Unidos identificó la violencia doméstica como uno de los principales impulsores de la falta de vivienda familiar, y las investigaciones señalan que la violencia doméstica es una causa clave de la falta de vivienda para muchas mujeres. Y, las sobrevivientes de violencia doméstica y sus hijos a menudo viven en condiciones de vivienda inestables, como con familiares o amigos en condiciones de hacinamiento y potencialmente de explotación o al regresar con parejas abusivas. Las investigaciones demuestran que proveer flexibilidad en cuanto a la elegibilidad, servicios y apoyo ayuda a las sobrevivientes a sentirse más seguras y reconstruir sus vidas después de la violencia.

El plan Biden eliminará la burocracia que puede retrasar la asistencia y limitar las opciones para las sobrevivientes. Específicamente, Biden:

  • Establecerá una nueva iniciativa de vivienda coordinada. Los programas federales de vivienda actuales son insuficientes para satisfacer las necesidades de las sobrevivientes de violencia doméstica y sexual. Biden reunirá a las agencias federales para crear un programa integral de subsidios de vivienda adaptado a las sobrevivientes de violencia doméstica y sexual. Este programa de subvenciones incluirá fondos flexibles para apoyar las necesidades prácticas de los sobrevivientes; defensa con los propietarios y las agencias de vivienda para mantener a las víctimas en la vivienda; servicios de apoyo que incluyen asistencia legal, cuidado infantil y capacitación laboral; nuevos vales de vivienda permanente; aumento de fondos para el programa de vivienda de transición bajo VAWA; y oportunidades para adquirir una vivienda.
  • Ampliar el acceso a la asistencia de vivienda. Biden fortalecerá las disposiciones de vivienda de VAWA, por ejemplo, facilitando a las víctimas retener su subsidio federal de vivienda cuando sea necesario por razones de seguridad.
  • Proteger a las sobrevivientes de la discriminación en la vivienda. La Ley de Equidad en la Vivienda protege a las mujeres de la discriminación de género en las viviendas públicas y privadas, incluidos los sobrevivientes que pueden ser desalojadas injustamente de la vivienda debido a la violencia doméstica. La Administración Trump propuso revertir las protecciones de Equidad en la Vivienda haciendo que sea más difícil demostrar los reclamos de impacto desigual y permitiendo que los propietarios y los bancos usen prácticas discriminatorias. La Administración Biden hará cumplir enérgicamente la Ley de Equidad en la Vivienda. VAWA también protege a las sobrevivientes de la discriminación en viviendas subsidiadas y permite a los sobrevivientes transferirse a nuevas unidades si es necesario por seguridad. Pero la burocracia hace que estas disposiciones sean difíciles de implementar. El plan Biden facilitará a las sobrevivientes transferir su asistencia de vivienda y mudarse a una nueva casa para que puedan estar seguras.

 

Lea el plan completo de Biden para terminar con la violencia contra las mujeres en joebiden.com/VAWA.

Invertir en nuestra vivienda para ampliar la clase media, se pagará asegurándonos de que las corporaciones pagan la parte que les corresponde.

La inversión de $640 mil millones de Biden en la vivienda de los Estados Unidos se paga mediante el aumento de los impuestos sobre las corporaciones y las grandes instituciones financieras. Específicamente, aproximadamente $300 mil millones del plan de vivienda están destinados a nuevas construcciones y están incluidos en el plan de infraestructura de $1.3 billones. La parte restante se pagará instituyendo un cargo financiero sobre ciertos pasivos de las empresas con más de $50 mil millones en activos.