EL PLAN BIDEN PARA LAS ZONAS RURALES EN LOS ESTADOS UNIDOS

Las zonas rurales de Estados Unidos es el hogar de aproximadamente el 20% de los estadounidenses, pero todos estamos conectados a las comunidades rurales de muchas maneras. Los granjeros estadounidenses nos alimentan. Las tierras rurales nos brindan lugares para pasar tiempo al aire libre con amigos y familiares y relajarnos.

Contar con zonas agrícolas saludables y vibrantes es esencial para el éxito de nuestro país. Sin embargo, en pueblo tras  pueblo, los padres ven cómo sus hijos y nietos abandonan las comunidades rurales porque simplemente no hay suficientes oportunidades para ellos. Para demasiados estadounidenses de las zonas agrícolas, un camino a la clase media está fuera de su alcance si se quedan en sus comunidades.

La obligación moral de nuestro tiempo es reconstruir a la clase media, de modo que esta vez todos progresen independientemente de su raza, género, orientación sexual, discapacidad o código postal. No debe depender de si viven en el centro de una ciudad, un pueblo pequeño o un área remota. Todos significa todos. 

Como presidente, Biden construirá un camino hacia la clase media para los estadounidenses de las zonas rurales, y en la parte agrícola de los Estados Unidos. El seguirá una estrategia de desarrollo económico rural trabajando mano a mano con comunidades para invertir en sus activos únicos, con el objetivo de dar a los jóvenes más opciones para vivir, trabajar y criar a sus hijos en las zonas rurales de los Estados Unidos. No solo es bueno para los que viven en las zonas rurales, sino para todos en nuestro país. 

I. FUNDAMENTALMENTE REVITALIZAR LAS ECONOMÍAS RURALES

Las zonas rurales de Estados Unidos son ricas en activos. Alimentan e impulsan al resto del país, nos brindan lugares para disfrutar del aire libre y pasar tiempo con amigos y familiares, y son el hogar de personas creativas y trabajadoras. Sin embargo, la economía rural de los Estados Unidos se basa tradicionalmente en la extracción, exprimiendo los recursos y sin devolver nunca las ganancias.

La estrategia de Biden para el desarrollo económico rural será unirse con comunidades rurales, invertir en sus activos únicos y asegurarse de que la riqueza creada en las zonas agrícolas de Estados Unidos se queden ahí mismo.

Bajo esta estrategia, Biden:

Fortalecerá nuestro sector agrícola a través de:

  • Una política comercial que funcione para el agricultor estadounidense. Más del 20% de todos los cultivos sembrados y productos fabricados en los Estados Unidos son exportados, apoyando cientos de miles de empleos y ayudando a estabilizar los ingresos agrícolas. Pero los agricultores y las comunidades rurales de Estados Unidos han pagado un alto precio por los impuestos del presidente Trump. Mientras Trump persigue una guerra comercial dañina y errática sin ninguna estrategia real, el presidente Biden se enfrentará a China trabajando con nuestros aliados para negociar desde la posición más fuerte posible. Y se asegurará de que nuestra política comercial funcione para los agricultores estadounidenses.
  • Proveer apoyo a los agricultores principiantes. Los Estados Unidos trata de facilitar el inicio de un negocio, pero a menos que uno herede la tierra, es muy difícil tener y mantener una granja. El gobierno de Biden ampliará el programa de microcréditos para agricultores nuevos y principiantes de la administración Obama-Biden duplicando el monto máximo del préstamo a $ 100,000. Y aumentará la financiación de la propiedad agrícola y préstamos operativos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos que normalmente sirven a los agricultores principiantes que se criarion en una granja familiar pero que necesitan capital de bajo costo para apoyar a la operación de su familia y asi ayudar a otro hogar.
  • El desarrollo de sistemas alimentarios regionales. La administración Biden se asociará con pequeños y medianos agricultores para ayudarles a crear colectivamente cadenas de suministro para entregar productos frescos y otros productos a escuelas, hospitales y otras importantes instituciones estatales y federales, incluido el Departamento de Defensa. Esto permitirá a estos agricultores negociar sus propios precios y les ayudará a identificar mercados para cultivos especializados y productos secundarios, como el helado producido por los productores de leche para generar ingresos adicionales.
  • Reinvertir en la investigación agrícola de las concesiones de tierras de universidades para que el público, no las empresas privadas, posea los patentes de avances agrícolas. El gobierno de Biden reinvertirá en investigación agrícola reforzando los fondos para el Programa de Investigación y Educación para la Agricultura Sostenible y el Instituto Nacional de Alimentación y Agricultura. Nuestros agricultores necesitan nuevas tecnologías para competir en los mercados mundiales mientras protegen nuestra tierra y agua. Estas nuevas tecnologías, y las próximas nuevas semillas, deberían ser desarrolladas por, y ser propiedad del, pueblo estadounidense, no de compañías privadas que puedan usar patentes para expandir sus ganancias.
  • Asociaciones con agricultores para hacer que la agricultura estadounidense sea la primera en el mundo en lograr emisiones netas cero, dando a los agricultores nuevas fuentes de ingresos en el proceso. Muchos agricultores son algunos de los mejores administradores de nuestra tierra, aire y agua. El gobierno debe asociarse con ellos para acelerar el progreso hacia las emisiones netas cero. Como presidente, Biden se asegurará de que nuestro sector agrícola sea el primero en el mundo en lograr emisiones netas cero y que nuestros agricultores obtengan ingresos cuando alcancemos este hito. Con este fin, el gobierno de Biden expandirá dramáticamente y fortalecerá el pionero Programa de Administración de Conservación, creado por el ex presidente del Comité de Agricultura del Senado, Tom Harkin, para apoyar los ingresos agrícolas mediante pagos basados en las prácticas de los agricultores para proteger el medio ambiente, incluido el secuestro de carbono. Además de buscar financiamiento federal completo para el programa, la administración Biden se asegurará de que el programa pueda participar en los mercados de carbono. Las corporaciones, los individuos y las fundaciones interesadas en promover las reducciones de gases de efecto invernadero podrían compensar sus emisiones contribuyendo a los pagos del Programa de Administración de Conservación para los agricultores por quienes secuestran carbono, por ejemplo, a través de cultivos de cobertura. Esto no solo ayudará a combatir el cambio climático, que el vicepresidente Biden ha llamado una amenaza existencial, sino que creará también fuentes de ingresos adicionales para los agricultores en un momento en que muchos luchan por llegar a fin de mes. Y, este enfoque creará toda una serie de nuevos negocios que evalúen, midan, certifiquen y cuantifiquen los resultados de conservación. Además, el Plan Biden hará una inversión significativa en investigación para refinar las prácticas para capturar y almacenar carbono en el suelo y maximizar la productividad de las granjas y los ranchos. La tierra es la próxima frontera para almacenar carbono. 
  • El fortalecimiento de la aplicación y ejecución de leyes antimonopolio. Desde los insumos de los que dependen, como las semillas, hasta los mercados donde venden sus productos, los agricultores y ganaderos estadounidenses se ven perjudicados por la creciente concentración del mercado. La administración Biden protegerá a los pequeños y medianos agricultores y productores mediante el fortalecimiento de la ejecución de las Leyes Antimonopolio Sherman y Clayton y la Ley de Empacadores y Corrales.
  • La ampliación de la fabricación de base biológica para traer de vuelta los trabajos de manufactura de vanguardia a las zonas rurales de Estados Unidos. La administración Biden creará un sector manufacturero bajo en carbono en cada estado en el país, pero no sólo en las ciudades. Como presidente, Biden desarrollará la bioeconomía y la fabricación de base biológica para llevar trabajos de manufactura de vanguardia a las zonas rurales de los Estados Unidos. Esto significa tomar todos los aspectos de la producción agrícola, desde el inventario de maíz hasta el estiércol, para crear productos químicos, materiales, tejidos y fibras en un proceso que sea bueno para el medio ambiente y genere nuevas fuentes de ingresos para los agricultores. La clave de esta estrategia será conectar universidades de investigación, centros formativos superiores, incubadoras y aceleradoras, institutos de manufactura, empleadores, sindicatos y gobiernos estatales y locales, solos o como parte de un pacto regional. El gobierno federal les proporcionará fondos significativos para el despliegue de un plan basado en el lugar para ayudar a su estado o región a construir un futuro competitivo y bajo en carbono en la manufactura que refleje los impactos del clima en sus comunidades locales. 

La promoción del etanol y la próxima generación de biocombustibles. Joe Biden cree que los combustibles renovables son vitales para el futuro de las zonas agrícolas de Estados Unidos y el clima. El Plan Biden invertirá $400 mil millones de dólares en investigación, innovación y utilización de energía limpia, más del doble de lo que Estados Unidos gastó para poner a un hombre en la luna. Y, como parte de este esfuerzo, el desarrollo de la próxima generación de biocombustibles será una prioridad absoluta. El Plan Biden invertirá en investigación para desarrollar biocombustibles celulósicos de una manera que proteja nuestro suelo y agua y aborde el desafío del cambio climático, al tiempo que convierta el pasto, los residuos de cultivos y otras biomasas en combustible. La duplicación de estos combustibles líquidos del futuro no solo hará que la agricultura de valor agregado sea una parte clave de la solución al cambio climático (reducir las emisiones en aviones, barcos y otras formas de transporte), sino que también creará empleos de calidad en las zonas agrícolas de Estados Unidos. Desde el primer día, el presidente Biden utilizará todas las herramientas a su disposición, incluida la flota federal y el poder de compra del gobierno federal, para promover y potenciar la energía renovable, el etanol y otros biocombustibles.

La inversión en energía eólica y solar. El presidente Obama puso al vicepresidente Biden a cargo de la Ley de Recuperación, que invirtió más de $90 mil millones de dólares en tecnología de energía limpia. Esas inversiones contribuyeron a una duplicación de la parte de componentes de turbinas eólicas de producción nacional y produjo una dramática disminución en los costos solares, haciendo que la energía eólica y solar fueran competitivas en costos. Biden se basará en la Ley de Recuperación para establecer un objetivo ambicioso pero esencial para que Estados Unidos logre un 100% de economía de energía limpia y emisiones netas cero a más tardar en 2050. Su Plan de energía limpia acelerará el crecimiento ya dramático de la energía solar, eólica y otras fuentes renovables de energía. 

La inversión de $20 mil millones de dólares en infraestructura de banda ancha rural y triplicar los fondos para ampliar el acceso de banda ancha en áreas rurales. La banda ancha de alta velocidad es esencial en la economía del siglo XXI. Sin embargo, demasiadas comunidades rurales aún no tienen acceso a ella. Para los estadounidenses de las zonas rurales es diez veces más probable que para los residentes urbanos, tener falta de acceso a banda ancha de calidad. En un momento en que tantos empleos y negocios podrían ubicarse en cualquier lugar, el acceso a Internet de alta velocidad debería ser un gran igualador económico para las zonas rurales de Estados Unidos, no otra desventaja económica. La inversión de $20 mil millones de dólares en infraestructura de banda ancha rural tiene el potencial de crear más de un cuarto de millón de nuevos empleos. El Plan Biden triplicará las concesiones de banda ancha Community Connect y se asociará con los servicios públicos municipales para llevar conexiones de banda ancha de vanguardia a todas las comunidades rurales de Estados Unidos.

La inversión en infraestructura verde en todo el país. Como presidente, Biden realizará inversiones en infraestructura inteligente para reconstruir la nación y garantizar que nuestra infraestructura energética, de edificios, agua y transporte puedan satisfacer las necesidades económicas de los Estados Unidos y soportar los impactos del cambio climático. La administración Biden utilizará esta financiación de infraestructura para garantizar que las comunidades rurales de todo el país tengan acceso a agua potable limpia y segura. También modernizará el sistema de esclusas y represas -que es vital para llevar los productos rurales a los mercados- aprovechando los recursos federales en la mayor medida posible con el sector privado. Y, construirá caminos para dar a las granjas y negocios de pequeños pueblos acceso a mercados y un medio eficiente para participar de la economía mundial.  

La ampliación del acceso al crédito para negocios nuevos y pequeños. Los emprendedores en pueblos pequeñas y áreas rurales deberían tener acceso al capital que necesitan para realizar sus sueños. La administración Biden ampliará dramáticamente el financiamiento para las Instituciones Financieras de Desarrollo Comunitario (CDFI, por sus siglas en inglés) y el Programa de Asistencia a Microempresarios Rurales para ayudar a los empresarios rurales. Biden ampliará el número de Compañías de Inversión de Negocios Rurales para ayudar a estas empresas a obtener capital.

II. ASOCIARSE CON COMUNIDADES RURALES PARA AYUDARLES A TENER ACCESO PLENO A LOS RECURSOS FEDERALES

Un factor que contribuye a la desigualdad basada en el lugar en los Estados Unidos es el simple hecho de que algunas comunidades tienen más éxito en el acceso a los dólares federales y a la asistencia técnica que otras. Los programas del gobierno federal con mucha frecuencia son demasiado difíciles para ser navegados por las ciudades y pueblos que no tienen la capacidad de contratar profesionales altamente calificados para involucrarse con el sistema.

La administración Biden quiere cambiar fundamentalmente la forma en que el gobierno federal interactúa con las comunidades rurales que a menudo no tienen acceso a los programas federales. Para ello, se asociará con estas comunidades para ayudarles a tener acceso pleno a los recursos federales para crear empleos y riqueza y brindar a los estadounidenses delas  zonas rurales que viven en la pobreza la oportunidad de unirse a la clase media.

La administración Biden lo hará de dos maneras:

  • Creando un “Strikeforce” de la Casa Blanca para asociarse con las comunidades rurales para ayudarles a tener acceso a los fondos federales. La administración Biden creará un StrikeForce (grupo asignado) de la Casa Blanca formado por líderes de agencias que se asociarán con organizaciones de construcción de comunidades en zonas rurales de pobreza persistente y les ayudará a desbloquear recursos federales. Este enfoque se basa en el modelo StrikeForce del secretario Tom Vilsack establecido con éxito en el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos durante la administración de Obama-Biden.
  • Dando prioridad a las comunidades rurales de pobreza persistente. Aproximadamente el 85% de los casi 350 condados de pobreza persistente en los Estados Unidos caen afuera de un área metropolitana. Para enfrentar la pobreza persistente en todas las comunidades, pero especialmente en las zonas rurales, el vicepresidente Biden apoya la aplicación de la fórmula 10-20-30 del congresista James Clyburn, que asignará el 10 por ciento de los fondos a las áreas “donde el 20 por ciento o más de la población ha estado viviendo por debajo de la línea de pobreza durante los últimos 30 años”, a todos los programas federales.

III. PROTEGER Y CONSTRUIR SOBRE LA LEY DEL CUIDADO ASEQUIBLE DE LA SALUD PARA MEJORAR EL ACCESO A LA ATENCIÓN MÉDICA DE CALIDAD EN LAS COMUNIDADES RURALES

La Ley del Cuidado Asequible de la Salud fue un gran asunto en las zonas rurales de Estados Unidos, y debe protegerse y desarrollarse. Como presidente, Biden protegerá y construirá sobre Obamacare, no se deshará de él y comenzará de cero con algo nuevo. No apoyará ninguna política que signifique deshacerse de Obamacare, ya sea propuesta por un demócrata o republicano.

El vicepresidente Biden cree que todos los estadounidenses tienen derecho a la tranquilidad de saber que tienen un seguro de salud y acceso a una atención médica de calidad y asequible. Él cree que es un derecho, no un privilegio. No debe depender de si viven en el centro de una ciudad, en un pueblo pequeño o en una comunidad remota.

Las zonas rurales de Estados Unidos enfrentan desafíos y oportunidades únicas cuando se trata de tener acceso a una atención médica de calidad. En muchas comunidades rurales, el hospital local es uno de los empleadores más grandes, si no el más grande. Mantener nuestros hospitales rurales abiertos es fundamental no solo para salvar vidas, sino también para apoyar a las economías locales en las zonas rurales de Estados Unidos. Sin embargo, desde 2010, más de 100 hospitales rurales en los Estados Unidos han cerrado. Combinados, estos cierres representan la pérdida de más de 10,000 empleos. Y, podrían significar la vida o la muerte para los pacientes en comunidades rurales. De hecho, un herido en un área rural debe viajar, en promedio, casi el doble de lejos para llegar al hospital más cercano que alguien herido en un área urbana. Estos momentos críticos perdidos en tiempo de viaje son una razón estimada del 60% de todos los casos de traumatismo mortal que ocurren en comunidades rurales.

Este problema corre el riesgo de empeorar aún más. Aproximadamente 1 de cada 3 hospitales rurales corren el riesgo de cerrar. Y eso es sólo una parte de la historia. También se están cerrando clínicas rurales y hogares para adultos mayores.

Puede leer el plan de atención médica completo del vicepresidente Biden aquí. Para ayudar específicamente a los estadounidenses de las zonas rurales, su plan también:

  • Mantendrá abiertos nuestros hospitales rurales a través de:
    • La defensa de la Ley del Cuidado Asequible de la Salud. El primer paso para salvar nuestros hospitales rurales es defender la Ley del Cuidado Asequible de la Salud. De hecho, una propuesta para derogar esta ley hubiera causado $1.7 miles de millones d dólares en recortes a hospitales rurales, 181 hospitales rurales adicionales “forzados a la red”, y cerca de 38,000 empleos perdidos. El presidente Biden no va a eliminar la Ley del Cuidado Asequible de la Salud, construirá sobre ella.
    • Terminar el trabajo de ampliar la cobertura a adultos de bajos ingresos. Investigaciones descubrieron que, en los estados que adoptaron la expansión de Medicaid de la Ley del Cuidado Asequible de la Salud, la ampliación fue una herramienta crítica para mantener abiertos los hospitales rurales. Sin embargo, 14 estados aún no han ampliado la elegibilidad para Medicaid, y un estimado de 4.9 millones de personas serían elegibles para la cobertura pero por la inacción de su estado. El plan del vicepresidente Biden inscribirá a todas estas personas en una nueva opción pública, sin una prima y con beneficios como los que ofrece Medicaid. Esto no solo es lo correcto, sino que ayudará a los hospitales rurales a permanecer solventes. Y, bajo el Plan Biden, que preserva la capacidad de las personas para elegir un seguro privado, estos hospitales no se verán amenazados por tener que pagar las bajas tasas de reembolso de Medicare para todos.
    • Dará a los hospitales rurales la flexibilidad que necesitan para mantener sus puertas abiertas y cuidar a sus pacientes. La administración Biden proporcionará a los proveedores de atención médica rural la financiación y la flexibilidad necesarias para identificar, probar e implementar enfoques innovadores para mantener sus puertas abiertas y brindar atención a las necesidades únicas de las comunidades rurales. La Ley del Cuidado Asequible de la Salud apoya este tipo de innovación, por ejemplo, a través de proyectos de demostración como el Modelo de Saludo de la Pennsylvania Rural, que da a los hospitales rurales en el estado más flexibilidad para decidir cómo gastar mejor los dólares para mejorar la salud de la población a la que sirven. El Plan Biden ampliará el financiamiento para este tipo de proyectos de demostración y luego acelerará los esfuerzos para replicar modelos probados en otros hospitales rurales en todo el país. Y, el Plan Biden también identificará y eliminará las reglas federales que dificulten que los hospitales rurales presten servicios a sus comunidades. Por ejemplo, muchos hospitales rurales que atienden a poblaciones pequeñas no tienen suficientes pacientes para mantener la atención de corta estancia, pero esas comunidades aún necesitan un departamento de emergencias 24/7. Un enfoque para asegurar que puedan mantener sus puertas abiertas es crear una nueva designación, el Hospital Comunitario Ambulatorio, como se propone en la bipartidista Ley para Salvar los Hospitales Rurales. La administración Biden se asegurará de que el gobierno federal ayude a los hospitales rurales a satisfacer las necesidades de la comunidad, y no funcione como un obstáculo.
    • Financiación adecuada de nuestros hospitales rurales. Para ayudar a los hospitales a mantener sus puertas abiertas, el presidente Biden apoya la eliminación de los recortes de pagos y los pagos adicionales para hospitales rurales, tal como se detalla en la bipartidista Ley para Salvar los Hospitales Rurales.
  • Ampliar la atención primaria y los modelos innovadores de cuidado de la salud en las comunidades rurales mediante:
    • La duplicación de fondos para los centros comunitarios de salud. Los Centros Comunitarios de Salud proporcionar atención primaria, prenatal y otros cuidados importantes a las poblaciones desatendidas. El Plan Biden duplicará la inversión federal en estos centros, ampliando el acceso a la atención médica de alta calidad para las poblaciones que más la necesitan. Más de la mitad de los centros de salud comunitarios se encuentran en zonas rurales.
    • El equipamiento de los centros de salud de las comunidades rurales para ser centros de comunidades saludables. Como presidente, Biden establecerá un programa de becas para ayudar a los centros comunitarios de salud a contratar trabajadores sociales u otros profesionales para coordinar los recursos necesarios para la salud de la comunidad, como el transporte para llevar a los pacientes a los centros de salud y conexiones a los servicios de vivienda y nutrición.
    • La ampliación de la cartera de proveedores de atención de salud rural. La administración Biden utilizará un enfoque integral para aumentar la cantidad de personas rurales que asisten a la escuela de medicina u otros programas de capacitación y que regresen o se queden en las comunidades rurales para brindar atención, con un enfoque en los médicos de atención primaria, enfermeros, enfermeros facultativos, enfermeros anestesistas, y otros proveedores de gran demanda. Esta iniciativa incluirá financiamiento adicional para programas de residencia en áreas rurales, expandiendo el Cuerpo Nacional de Servicios de Salud, y el desarrollo de asociaciones entre centros de salud, centros formativos superiores y preparatorias para inspirar a los jóvenes de las zonas rurales a buscar empleo en el cuidado de la salud y obtener créditos avanzados o credenciales de la industria que los pondrán en el camino del éxito en el campo.
    • La construcción de nuevas clínicas de salud e implementando telesalud en zonas rurales de Estados Unidos. La administración Obama-Biden utilizó con éxito el Programa de Préstamos y Subvenciones Directas para Instalaciones Comunitarias del USDA para construir hospitales rurales y clínicas de salud mental en las zonas rurales de Estados Unidos y equiparlos con la mejor tecnología. Como presidente, Biden ampliará esta subvención, con un enfoque en acelerar la implementación de telesalud para la salud mental y la atención especializada. La telesalud, el uso de la videoconferencia y otras tecnologías para brindar atención remota, puede ser un recurso vital para las comunidades rurales con acceso limitado a proveedores.

——

Planes Biden y de las zonas rurales de Estados Unidos publicados anteriormente

Para Proteger y Construir sobre la Ley del Cuidado Asequible de la Saludincluyendo una opción pública, que brindará a los estadounidenses de las zonas rurales una nueva opción de seguro de salud y otras políticas para reducir los costos de la atención médica.

Para Educadores, Estudiantes y Nuestro Futuro, que triplicará los fondos para las escuelas Título I, incluidas las de las comunidades rurales, y ampliará las sociedades entre la preparatorias, centros formativos superiores y negocios para preparar a los estudiantes para buenos trabajos.

Por una Revolución de Energía Limpia y Justicia Climáticaque compromete a nuestro país a cumplir con nuestra obligación para con todos los trabajadores afectados por la transición energética, como los mineros del carbón y los trabajadores de las centrales eléctricas y sus comunidades.

En los próximos meses, Biden lanzará una propuesta de educación superior que incluirá una política para apoyar a las pequeñas universidades privadas de baja dotación que a menudo son instituciones ancla en las comunidades rurales.