Es hora de prepararnos para sacar a Trump de la Casa Blanca. Eche un vistazo a las opciones para votar en su estado aquí

EL PLAN DE BIDEN PARA UNA REVOLUCIÓN DE ENERGÍA LIMPIA Y JUSTICIA AMBIENTAL 

 

Cómo el Plan de Biden beneficia a las comunidades de color

Si bien todos ya están sintiendo los efectos del cambio climático, los impactos, en la salud, la economía y la calidad de vida en general, son mucho más agudos en las comunidades de color, las tierras tribales y las comunidades de bajos ingresos. “El cambio climático no afecta a todos por igual en los Estados Unidos”, según Rachel Morello-Frosch, autora principal de The Climate Gap. “Las personas de color y los pobres serán los más afectados, a menos que intervengan los funcionarios electos y otros formuladores de política pública.”

 

No podemos hacernos de la vista gorda sobre la forma en que las cargas y beneficios ambientales se han distribuido y seguirán distribuyéndose de manera desigual a lo largo de las líneas raciales y socioeconómicas, no solo con respecto al cambio climático, sino también a la contaminación de nuestro aire, agua y tierra. La evidencia de estos daños desproporcionados es clara. De acuerdo con la Fundación de Asma y Alergia de los Estados Unidos, los afroamericanos tienen casi tres veces más probabilidades de morir por causas relacionadas con el asma que sus contrapartes blancos. Y, casi 1 de cada 2 latinos en los EE. UU. viven en condados donde el aire no cumple con los estándares de salud pública de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) para el smog según la organización Green Latinos. Y, según el gobierno federal de los EE. UU., el 40% de las 567 tribus reconocidas a nivel federal en la nación viven en Alaska, donde el rápido ritmo del aumento de las temperaturas y el deshielo marino y de los glaciares amenazan la infraestructura crítica y los medios de vida tradicionales en el estado.

 

Como presidente, Biden restablecerá las protecciones federales, revertidas por la Administración Trump, que fueron diseñadas para proteger a estas comunidades. Hará que sea una prioridad para todas las agencias involucrarse en enfoques impulsados por la comunidad para desarrollar soluciones para las injusticias ambientales que afectan a las comunidades de color, las de bajos ingresos y las comunidades indígenas. 

 

Y esto es sólo el principio. Las comunidades de color están en el centro de los impactos del cambio climático y la contaminación, y deben estar en el centro de cualquier solución. Al trabajar con ellos, Joe Biden se compromete a garantizar que sean nuestros aliados mientras trabajamos para cambiar el rumbo e invertir en nuestro futuro colectivo.

 

Biden se compromete a:

 

Asegurar que los trabajos de economía limpia sean buenos empleos. Debemos asegurarnos de que los empleos creados como parte de la revolución de la energía limpia ofrezcan buenos salarios, beneficios y protección a los trabajadores. Con este fin, el presidente Biden defenderá los derechos de los trabajadores para formar sindicatos y negociar colectivamente en estas industrias emergentes y en crecimiento; buscará nuevas alianzas con colegios comunitarios, sindicatos y el sector privado con el fin de desarrollar programas para capacitar a toda la fuerza laboral de los Estados Unidos, para aprovechar la creciente economía de energía limpia. Además, Biden incorporará la capacitación en destrezas en la planificación de inversiones en infraestructura al involucrar a las comunidades estatales y locales, y revitalizará y reutilizará la sostenibilidad de AmeriCorps para que todos los estadounidenses puedan participar en la economía de energía limpia. Estos esfuerzos se centrarán en los trabajadores y se impulsarán en colaboración con las comunidades a las que impactarán. 

 

Asegurar que las comunidades perjudicadas por el cambio climático y la contaminación sean las primeras en beneficiarse de la revolución de la economía limpia. Actualmente, las comunidades de bajos ingresos y las comunidades de color no comparten los beneficios de las oportunidades laborales con buenos salarios que resultan de nuestra economía de energía limpia. Por ejemplo, los afroamericanos tienen solo el 1% de los empleos energéticos. Como presidente, Biden se asegurará de que estas comunidades reciban preferencia en programas competitivos de subvenciones en la transición a una revolución de economía limpia. 

 

Exigir cuentas a los contaminadores. Bajo la administración Trump, la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. (EPA, por sus siglas en inglés) ha referido el menor número de casos penales contra la contaminación al Departamento de Justicia en 30 años. Permitir que las corporaciones continúen contaminando, afectando la salud y la seguridad de sus trabajadores y las comunidades circundantes, sin consecuencias, perpetúa un abuso de poder atroz. Biden ordenará a la EPA y al Departamento de Justicia que continúen estos casos en la mayor medida permitida por la ley y, cuando se requiera, busquen legislación adicional según sea necesario para responsabilizar personalmente a los ejecutivos corporativos, incluido tiempo en prisión cuando se justifique. 

 

Usar la autoridad plena del poder ejecutivo para reducir significativamente las emisiones. Los estudios han demostrado que la quema, la ventilación y la fuga de metano y gas natural aumentan los riesgos de asma, infecciones respiratorias, cáncer y daños neurológicos. Y las comunidades de color se ven desproporcionadamente afectadas por estas toxinas. Por eso Biden requerirá límites agresivos de contaminación de metano para las operaciones nuevas y existentes de petróleo y gas y reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte al preservar e implementar la Ley de Aire Limpio vigente.

 

Garantizar el acceso al agua potable para todas las comunidades. Las comunidades en los Estados Unidos están experimentando una crisis del agua, que incluye la falta de infraestructura hídrica, contaminación, accesibilidad y mucho más. Aquí en los EE. UU., desde las zonas rurales hasta las ciudades, desde Flint, Michigan hasta Merrimack, New Hampshire y el condado de Martin, Kentucky, muchos estadounidenses no pueden beber con seguridad el agua del grifo. En gran parte del suroeste y el oeste, se espera que la falta de agua suficiente se agrave con un clima cambiante. Biden hará que la infraestructura del agua sea una prioridad principal al establecer sistemas para monitorear el plomo y otros contaminantes en nuestro suministro de agua y tomar las medidas necesarias para eliminar los riesgos para la salud y al apoyar a las comunidades en la actualización de sus sistemas. 

 

Proteger los tesoros naturales de los Estados Unidos. Protegerá permanentemente el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico y otras áreas afectadas por el ataque del presidente Trump a terrenos y aguas federales, estableciendo parques y monumentos nacionales que reflejen el patrimonio natural de los Estados Unidos, prohibiendo nuevos permisos de petróleo y gas en terrenos y aguas públicas, modificando las regalías para tener en cuenta los costos climáticos y establecer programas específicos para mejorar la reforestación y desarrollar energías renovables en terrenos y aguas federales con el objetivo de duplicar la energía eólica marina para 2030.

 

Mejorar la eficiencia energética de nuestros edificios. Empleando como base sus esfuerzos en la Ley de Recuperación, Biden establecerá el objetivo de reducir la huella de carbono del inventario de edificios de los EE. UU. en un 50% para 2035, creando incentivos para modificaciones profundas que combinen la electrificación de los dispositivos, la eficiencia y la generación de energía limpia en los mismos. Dará instrucciones al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los EE. UU. para que las viviendas en las comunidades de bajos ingresos sean más eficientes y instruirá al Departamento de Energía de los EE. UU. a redoblar los esfuerzos para acelerar los nuevos estándares de eficiencia para electrodomésticos y equipos. Además, reparará y acelerará el proceso del código de construcción y creará un nuevo mecanismo de financiación para que los estados y las ciudades adopten códigos de construcción estrictos y capaciten a los constructores e inspectores. 

 

Facultar a las comunidades locales para desarrollar soluciones de transporte. Las comunidades de todo el país están experimentando una creciente necesidad de opciones de transporte alternativas y más limpias, que incluyen el transporte público, vías dedicadas para bicicletas y peatones, y las conexiones en la primera y en la última milla. La Administración Biden transformará la forma en que financiamos el transporte local, brindando a los gobiernos estatales y locales, con el aporte de las partes interesadas de la comunidad, más flexibilidad para usar los fondos nuevos de transporte para construir un ecosistema de transporte más seguro, más limpio y más accesible. 

 

Mitigar el impacto climático de la expansión urbana. La política de vivienda puede usarse como una herramienta para combatir el cambio climático y expandir la clase media. Muchas personas en los Estados Unidos de ingresos bajos y medios se ven obligados a vivir lejos de los centros de trabajo debido a los altos costos de la vivienda, lo que lleva no solo a que los trabajadores se vean abrumados por los viajes largos, sino también a mayores emisiones asociadas con un mayor tráfico y tiempos de viaje excesivamente largos. La alteración de las regulaciones locales para eliminar la expansión y permitir viviendas más densas y asequibles cerca del transporte público reduciría los tiempos de viaje para muchos de los trabajadores del país al tiempo que disminuye su huella de carbono. Esto significa que las estrategias de reducción de emisiones no solo combaten el cambio climático sino que también ahorran dinero a los consumidores. Sin embargo, muchas familias a menudo necesitan apoyo para pagar la inversión inicial. Las autoridades locales de vivienda y las empresas de servicios públicos han dado un paso al frente y han ayudado a las familias a invertir en mejoras energéticamente eficientes al ofrecer planes de financiamiento flexibles y créditos de impuestos. 

Construir una nueva economía de infraestructura resistente. Biden creará una nueva clase de empleos bien remunerados y capacitación laboral en torno a las industrias resilientes al clima. Restauración costera, diseño de infraestructura resiliente, construcción y evaluación (como puentes que soportan fuertes vientos y carreteras que no se derrumban durante tormentas e inundaciones), soluciones naturales (como siembras de árboles a gran escala para combatir el calor urbano y sus impactos asociados negativos a la salud), y se ha demostrado que las soluciones tecnológicas para evaluar fácilmente el riesgo y proteger a las personas y sus propiedades mejoran la resiliencia de las comunidades. También son oportunidades para el crecimiento de los empleos y la vitalidad económica en todo el país. 

 

Dar poder a las comunidades locales para desarrollar soluciones de transporte. Las comunidades de todo el país están experimentando una creciente necesidad de opciones de transporte alternativas y más limpias, que incluyen tránsito, vías dedicadas para bicicletas y peatones, y conexiones de primera y última milla. La Administración Biden transformará la forma en que financiamos el transporte local, brindando a los gobiernos estatales y locales, con el aporte de las partes interesadas de la comunidad, más flexibilidad para usar cualquier nuevo fondo de transporte para construir un ecosistema de transporte más seguro, más limpio y más accesible. 

 

Definir la agenda de adaptación climática. Los impactos climáticos son regionales, y las soluciones también lo serán. Biden reunirá a los mejores innovadores para ayudar a diseñar códigos de zonificación y construcción con sentido común y ayudar a las comunidades a construir y reconstruir antes y después de los desastres naturales y otros impactos y tensiones. 

 

Asegurar los beneficios que los mineros del carbón y sus familias se han ganado. A medida que la competencia en el mercado continúa alejando al país de la electricidad a base de carbón, tenemos una obligación con los trabajadores que han trabajado duro y se han sacrificado por el resto de nosotros. Biden se asegurará de que los mineros del carbón y sus familias reciban no solo el respeto que se merecen, sino también las pensiones y los beneficios de salud que se les han prometido. El Congreso debería hacer lo correcto y aprobar legislación ahora para proteger los beneficios de jubilación que se les deben a los mineros, sus dependientes y sus viudas. Pero si el Congreso no actúa antes de que Biden asuma el cargo, se asegurará de que cumplamos con esta obligación. Y, Biden aumentará los pagos de las compañías de carbón al programa de beneficios por la enfermedad del pulmón negro, reformará el sistema de beneficios por la enfermedad del pulmón negro para que ya no esté manipulado a favor de las compañías de carbón que pueden contratar abogados y médicos para garantizar que se nieguen los beneficios de los mineros, ampliará los esfuerzos para ayudar a los mineros a detectar casos de la enfermedad del pulmón negro antes y que tengan acceso a cuidado de salud, y hará cumplir las regulaciones para reducir los casos de la enfermedad del pulmón negro en primer lugar.

 

Invertir en comunidades donde hay centrales de carbón y eléctricas y en otras comunidades afectadas por la transformación climática. Cada una de estas comunidades es necesaria. No podemos descartarlas o actuar como si no importaran. Cada una tiene activos que se pueden aprovechar para diversificar sus economías, crear buenos empleos de clase media y ayudar al país a fortalecerse, activos como una cultura rica, belleza natural, una fuerza laboral probada y espíritu emprendedor. El gobierno federal debería ser un aliado para ayudar a estas comunidades a capitalizar estas fortalezas y construir comunidades vibrantes donde haya buenos empleos disponibles y los jóvenes quieran quedarse o regresar a sus hogares. Para apoyar a los trabajadores de las centrales eléctricas y de carbón y sus comunidades, el presidente Biden realizará una inversión sin precedentes basándose en la visión presentada en el Plan Power + de la Administración Obama-Biden. Y establecerá un Grupo de Trabajo sobre las Comunidades donde hay Centrales de Carbón y Eléctricas, como lo hizo la Administración Obama-Biden para Detroit cuando la industria automotriz estaba en crisis. Por ejemplo, el Grupo de Trabajo ayudará a estas comunidades a acceder a las inversiones federales y a aprovechar las inversiones del sector privado para ayudar a crear empleos sindicalizados bien remunerados basados ​​en los activos únicos de cada comunidad, aliarse con sindicatos y colegios comunitarios para crear oportunidades de capacitación para estos nuevos trabajos, reparar la infraestructura, mantener a empleados públicos como bomberos y maestros en la nómina, y mantener abiertos los hospitales locales. 

 

Lea el plan completo de Joe Biden para una Revolución de Energía Limpia y Justicia Ambiental en joebiden.com/climate