CUIDADO DE LA SALUD

El 23 de marzo del 2010, el presidente Obama firmó la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Costo con el vicepresidente Biden a su lado, e hizo historia. Esto fue una victoria que duró 100 años en construir y fue la conclusión de una lucha ardua en la que tuvimos que enfrentarnos a los republicanos, los intereses especiales y el status quo para hacer lo correcto. Pero la administración Obama-Biden lo logró.

Hoy en día, la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Costo sigue siendo una gran victoria. Gracias a Obamacare, más de 100 millones de personas ya no tienen que preocuparse de que una compañía de seguros les nieguen cobertura o les cobren primas más altas simplemente porque tienen una condición preexistente, ya sea cáncer, diabetes, una enfermedad cardíaca o un problema de salud mental. Las compañías de seguros ya no pueden establecer límites anuales o de por vida en la cobertura. Aproximadamente 20 millones de estadounidenses adicionales obtuvieron la tranquilidad que viene con el seguro de salud. Los jóvenes que están en la transición de la escuela a un trabajo tienen la opción de permanecer en el plan de sus padres hasta los 26 años.

Pero durante los últimos nueve años, la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Costo ha estado bajo un ataque diario implacable.

Inmediatamente después de su aprobación, los republicanos del Congreso intentaron revocarla una y otra vez . Siguiendo el liderazgo del Presidente Trump, los republicanos en el Congreso solo han duplicado este enfoque desde enero del 2017. Y, como la derogación en el Congreso no ha funcionado, el Presidente Trump ha estado haciendo todo lo posible por unilateralmente sabotear la Ley. Actualmente, la Administración de Trump está tratando de que toda la ley – incluyendo las protecciones para las personas con condiciones preexistentes –sea revocada en los tribunales.

Como presidente, Biden protegerá la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Costo de estos ataques continuos. Se opone a todos los esfuerzos para deshacerse de esta ley histórica, incluyendo los esfuerzos de los republicanos y los esfuerzos de los demócratas. En lugar de comenzar de cero y deshacerse del seguro privado, tiene un plan para avanzar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Costo y darles más opciones a los estadounidenses, reduciendo los costos de atención médica y hacienda que nuestro sistema de atención médica sea menos complejo de navegar.

Para Biden, esto es personal. Él cree que todos los estadounidenses tienen derecho a la tranquilidad de saber que tienen acceso a atención médica asequible y de calidad. Él sabe que nadie en este país debería tener que ir acostarse mirando al techo y preguntándose: “¿qué haré si ella tiene cáncer de mama?” O “si él tiene un ataque al corazón?” “¿Me declaro en bancarrota? “Él sabe que no hay tranquilidad si no podemos cuidar a un niño u otro miembro de la familia enfermo debido a que ha llegado a un punto en el que su aseguradora de salud dice” no más ” por una condición preexistente, o porque tiene que tomar una decisión entre comer o ir al médico o surtir una receta.

En los próximos meses, Joe Biden construirá sobre estas bases y presentará sus propuestas para abordar algunos de nuestros mayores desafíos de salud pública, desde reducir la violencia con armas de fuego hasta curar enfermedades devastadoras como el cáncer, el Alzheimer, la diabetes y la adicción.

EL PLAN BIDEN PARA PROTEGER Y AVANZAR LA LEY DE CUIDADO DE SALUD A BAJO COSTO

I. OTORGAR ACCESO A UN SEGURO DE SALUD ASEQUIBLE PARA TODOS LOS ESTADOUNIDENSES

Desde el momento justo antes de que las políticas claves relacionadas con la cobertura de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Costo entrarán en vigencia, hasta el último año completo de la Administración Obama-Biden, 2016, la cantidad de estadounidenses sin seguro de salud bajó de 44 a 27 millones de personas, una reducción de casi un 40%.  Sin embargo, los esfuerzos persistentes del presidente Trump para sabotear Obamacare a través de acción ejecutiva, después de fracasar en sus esfuerzos por renovar en el Congreso, han comenzado a revertir este progreso. Desde el 2016, el número de estadounidenses sin seguro ha aumentado aproximadamente por 1,4 millones de personas.

Como presidente, Biden detendrá esta regresión del progreso realizado por Obamacare. Y no solo eso. También avanzará la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Costo con un plan para asegurar más del 97% de los estadounidenses. Estos son los detalles:

  • Darle a los estadounidenses una nueva opción de seguro de salud pública como Medicare. Si su compañía de seguros no está haciendo lo correcto por usted, debería tener otra opción mejor. Ya sea que tenga cobertura a través de su empleador, comprando seguro por su cuenta o si no tiene cobertura, el Plan Biden le dará la opción de comprar un seguro de salud pública como Medicare. Al igual que en Medicare, la opción pública de Biden reducirá los costos para los pacientes al negociar precios más bajos con los hospitales y otros proveedores de atención médica. También se coordinará mejor entre todos los médicos de un paciente para mejorar la eficacia y calidad de su atención, y se cubrirá la atención primaria sin ningún copago. Y traerá alivio a las pequeñas empresas que luchan por pagar la cobertura de sus empleados.
  • Aumentar el valor de los créditos fiscales para reducir las primas y extender la cobertura a más estadounidenses que trabajan. Hoy en día, las familias que ganan entre el 100% y 400% del nivel federal de pobreza pueden recibir un crédito fiscal para reducir la cantidad que tienen que pagar por el seguro de salud en el mercado individual. El monto en dólares de la asistencia financiera se calcula para garantizar que cada familia no tenga que pagar más de un cierto porcentaje de sus ingresos en un plan de plata (generosidad media). Pero, los porcentajes de ingreso son demasiado altos y los deducibles de los planes de plata también son demasiado altos. Además, muchas familias que ganan más del 400% del nivel federal de pobreza (aproximadamente $ 50,000 para una persona soltera y $ 100,000 para una familia de cuatro), que por lo tanto no califican para recibir asistencia financiera, todavía tienen dificultades para pagar un seguro de salud. El Plan Biden ayudará a las familias de clase media al eliminar el límite de ingresos del 400% en la elegibilidad de crédito fiscal y reducir el límite en el costo de cobertura del 9.86% de los ingresos al 8.5%. Esto significa que ninguna familia que compre seguro en el mercado individual, independientemente de sus ingresos, tendrá que gastar más del 8.5% de sus ingresos en seguro de salud. Además, el Plan Biden aumentará el tamaño de los créditos fiscales al calcularlos en función del costo de un plan de oro más generoso, en lugar del plan de plata. Esto le dará a más familias la posibilidad de pagar una cobertura más generosa, con deducibles y costos de desembolso más bajos.
  • Ampliar la cobertura a los estadounidenses de bajos ingresos. El acceso a un seguro de salud asequible no debe depender de la política de su estado. Pero hoy en día, la política estatal está obstaculizando la cobertura para millones de estadounidenses de bajos ingresos. Los gobernadores y las legislaturas estatales en 14 estados se han negado a asumir la expansión de elegibilidad de Medicaid de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Costo, negando así el acceso a Medicaid a aproximadamente 4.9 millones de adultos. El plan de Biden asegurará que estas personas obtengan cobertura ofreciendo acceso gratuito a la opción pública para los 4.9 millones de personas que serían elegibles para Medicaid pero no han podido adquirirlo por la inacción de su estado, y asegurándose de que su opción pública cubra el alcance completo de los beneficios de Medicaid. Los estados que ya han ampliado Medicaid tendrán la opción de trasladar a la población en expansión a la opción pública sin primas, siempre que los estados sigan pagando su parte actual del costo de cubrir a esas personas. Además, Biden se asegurará de que las personas que obtienen ingresos por debajo del 138% del nivel de pobreza federal estén cubiertas. Hará esto al inscribir automáticamente a estas personas cuando interactúan con ciertas instituciones (como escuelas públicas) u otros programas para poblaciones de bajos ingresos (como SNAP).

II. PROVEER LA PAZ MENTAL DE TENER CUIDADO DE SALUD DE ASEQUIBLE, DE CALIDAD Y UN SISTEMA DE ATENCIÓN MÉDICA MENOS COMPLEJO

Hoy en día, incluso para las personas con seguro de salud, nuestro sistema de atención médica es demasiado costoso y difícil de navegar. El Plan Biden no solo brindará cobertura a los estadounidenses sin seguro, sino que también hará que la atención médica sea más asequible y menos compleja para todos.

Los elementos del plan descritos anteriormente ayudarán a reducir el costo del seguro médico y la atención médica para los asegurados de las siguientes maneras:

  • Todos los estadounidenses tendrán una nueva opción más asequible. La opción pública, como Medicare, negociará los precios con los proveedores, brindando una opción más asequible para muchos estadounidenses que hoy en día consideran que su seguro de salud es demasiado caro.
  • Las familias de clase media obtendrán un crédito fiscal de prima para ayudarles a pagar la cobertura. Por ejemplo, una familia de cuatro con un ingreso de $ 110,000 por año. Si actualmente obtienen un seguro en el mercado individual, ya que su prima ahora tendrá un tope del 8.5% de sus ingresos, según el Plan Biden, ahorrarán aproximadamente $ 750 por mes solo en el seguro. Eso es reducir sus primas casi a la mitad. Si una familia está cubierta por su empleador pero puede obtener un mejor trato con el límite de prima del 8.5%, también pueden cambiarse a un plan en el mercado individual.
  • Los créditos fiscales de primas se calcularán para ayudar a que más familias puedan pagar una mejor cobertura con deducibles más bajos. Debido a que los créditos fiscales de la prima ahora se calcularán según el precio de un plan de oro más generoso, las familias podrán comprar un plan con un deducible más bajo y un gasto de bolsillo más bajo. Eso significa que muchas familias podrán disminuir sus gastos anuales en salud.

El Plan Biden tiene varias propuestas adicionales dirigidas directamente a reducir el costo de la atención médica y hacer que el sistema de atención médica sea menos complejo de navegar. El Plan Biden:

  • Detendrá la “facturación sorpresa”. Los consumidores que intentan reducir sus gastos de atención médica generalmente intentan elegir un proveedor de la red. Pero a veces los pacientes no saben que están recibiendo atención de un proveedor fuera de la red y reciben una gran factura sorpresa. La “facturación médica sorpresa” podría ocurrir, por ejemplo, si va a un hospital dentro de la red pero no se da cuenta de que un especialista en ese hospital no forma parte de su plan de salud. El Plan Biden impedirá que los proveedores de atención médica le cobren tarifas a los pacientes fuera de la red cuando el paciente no tenga control sobre qué proveedor ve al paciente (por ejemplo, durante una hospitalización).
  • Abordará la concentración del mercado en nuestro sistema de salud. La concentración del poder de mercado en manos de algunas corporaciones está ocurriendo en todo nuestro sistema de atención médica, y esta falta de competencia está elevando los precios para los consumidores. La administración Biden utilizará su autoridad antimonopolio existente agresivamente para abordar este problema.
  • Reducirá los costos y mejorará los resultados de salud al asociarse con la fuerza laboral del cuidado de salud. La administración Biden se asociará con los trabajadores de salud y acelerará el despliegue de soluciones innovadoras que mejoren la calidad de la atención médica y aumenten los salarios de los trabajadores de salud más necesitados, como los trabajadores de atención domiciliaria.

III. DETENER EL ABUSO DEL PODER DE LAS COMPAÑÍAS FARMACÉUTICAS

Demasiados estadounidenses no pueden pagar sus medicamentos recetados, y las compañías farmacéuticas se aprovechan de los bolsillos de las personas enfermas. El Plan Biden pondrá fin a los precios exorbitantes de los medicamentos y al lucro de la industria al:

  • Derogar la excepción escandalosa que permite a las compañías farmacéuticas no tener que negociar con Medicare sobre los precios de los medicamentos. Debido a que Medicare cubre a tantos estadounidenses, tiene un poder significativo para negociar precios más bajos para sus beneficiarios. Y lo hace con los hospitales y otros proveedores que participan en el programa, pero no con los fabricantes de medicamentos. Los fabricantes de medicamentos no enfrentan ninguna competencia, por lo tanto, pueden cobrar cualquier precio que decidan establecer. No hay justificación para esto, excepto el poder del cabildeo de las compañías farmacéuticas. El Plan Biden buscará revocar la ley existente que prohíbe explícitamente que Medicare negocie precios más bajos con las compañías farmacéuticas.
  • Limitar los aumentos de precio de lanzamiento de los medicamentos que no enfrentan competencia y que los fabricantes están tasando abusivamente. A través de su trabajo en el Cáncer Moonshot, Biden entiende que el futuro de las intervenciones farmacológicas no son los medicamentos químicos tradicionales, sino los medicamentos biotecnológicos especializados que tendrán poca o ninguna competencia para mantener los precios bajo control. Sin competencia, necesitamos un nuevo enfoque para mantener los precios de estos medicamentos a un nivel razonable. Para estos casos en los que se lanzan nuevos medicamentos especializados sin competencia, el Plan Biden requiere que el Secretario de Salud y Servicios Humanos establezca una junta de revisión independiente para evaluar su valor. La junta recomendará un precio razonable, basado en el precio promedio en otros países (un proceso llamado precio de referencia externo) o, si el medicamento está ingresando primero en el mercado de los EE.UU., Según una evaluación realizada por los miembros independientes de la junta. Este precio razonable será la tarifa que Medicare y la opción pública pagará. Además, el Plan Biden permitirá que los planes privados que participan en el mercado individual accedan a una tasa similar.
  • Limitar a la inflación los aumentos de precios abusivos para todos los medicamentos genéricos, de marca y biotecnológicos. Como condición para la participación en el programa de Medicare y la opción pública, se prohibirá que todos los medicamentos genéricos de marca, biotecnológicos y de precios abusivos aumenten sus precios más que la tasa de inflación general. El Plan Biden también impondrá una multa fiscal a los fabricantes de medicamentos que aumentan los costos de su marca, biotecnología o genéricos con precios abusivos sobre la tasa de inflación general.
  • Permitir a los consumidores comprar medicamentos recetados de otros países. Para crear más competencia para las compañías farmacéuticas de los EE.UU., El Plan Biden permitirá a los consumidores importar medicamentos recetados de otros países, siempre que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. haya certificado que esos medicamentos son seguros.
  • Terminar con las exenciones fiscales de las compañías farmacéuticas por gastos de publicidad. Las compañías farmacéuticas gastaron un estimado de $ 6 mil millones solo en 2016 en anuncios de medicamentos recetados para aumentar sus ventas, un aumento de más de cuatro veces desde solo $ 1,3 mil millones en 1997. La Asociación Médica Americana incluso ha expresado “preocupaciones entre los médicos sobre el impacto negativo de la comercialización”, promociones impulsadas, y el papel que desempeñan los costos de mercadotecnia en el aumento de los precios de los medicamentos ”. Actualmente, las compañías farmacéuticas pueden contar el gasto en estos anuncios como una deducción para reducir la cantidad de impuestos que deben. Pero los contribuyentes no deberían tener que pagar la factura de estos anuncios. Como presidente, Biden terminará esta deducción de impuestos para todos los anuncios de medicamentos recetados, según lo propuesto por la senadora Jeanne Shaheen.
  • Mejora de la oferta de genéricos de calidad. Los genéricos ayudan a reducir el gasto en la atención de salud, pero las compañías de medicamentos de marca han logrado preservar una serie de estrategias para ayudarles a retrasar la entrada de un genérico en el mercado incluso después de que la patente haya caducado. El Plan Biden apoya numerosas propuestas para acelerar el desarrollo de genéricos seguros, como la propuesta del senador Patrick Leahy para garantizar que los fabricantes de genéricos tengan acceso a una muestra.

IV. ASEGURARSE DE QUE LA ATENCIÓN MÉDICA ES UN DERECHO PARA TODOS, NO UN PRIVILEGIO POR UNOS POCOS

Joe Biden cree que todos los estadounidenses, independientemente de su sexo, raza, ingresos, orientación sexual o código postal, deben tener acceso a una atención médica de calidad y asequible. Sin embargo, el racismo, el sexismo, la homofobia, la transfobia y otras formas de discriminación impregnan nuestro sistema de atención médica como en cualquier otra parte de la sociedad. Como presidente, Biden será un campeón para mejorar el acceso a la atención médica y la salud de todos al:

  • Ampliar el acceso a la anticoncepción y proteger el derecho constitucional al aborto. La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Costo hizo un progreso histórico al garantizar el acceso a la atención preventiva gratuita, incluida la anticoncepción. El Plan Biden se basará en este progreso. El vicepresidente Biden apoya la revocación de la Enmienda Hyde porque la atención médica es un derecho que no debe depender del código postal o los ingresos de una persona. Y, la opción pública cubrirá la anticoncepción y el derecho constitucional de la mujer a elegir. Además, el Plan Biden busca:
  • Revertir las acciones de la Administración de Trump y el asalto total de los estados al derecho de elección de las mujeres. Como presidente, Biden trabajará para codificar Roe v. Wade, y su Departamento de Justicia hará todo lo que esté a su alcance para detener la ola de leyes estatales que violan flagrantemente el derecho constitucional a un aborto, como las llamadas leyes TRAP, requisitos de notificación de padres, períodos de espera obligatorios y requisitos de ultrasonido.
  • Restaurar los fondos federales para Planned Parenthood. El gobierno de Obama-Biden combatió los ataques republicanos contra la financiación de Planned Parenthood una y otra vez. Como presidente, Biden emitirá una guía especificando que los estados no pueden rechazar los fondos de Medicaid para Planned Parenthood y otros proveedores que se refieren a abortos o proporcionan información relacionada y revierten la regla de Trump Administration que impide que Planned Parenthood y otros programas de planificación familiar obtengan fondos del Título X.
  • Al igual que lo hizo la Administración Obama-Biden, el Presidente Biden anulará la Política de la Ciudad de México (también conocida como la regla de la mordaza global) que el Presidente Trump re-instituyó y extendió. Actualmente, esta regla prohíbe que el gobierno federal de los EE.UU. respalde importantes esfuerzos de salud a nivel mundial, incluso para la malaria y el VIH / SIDA, en los países en desarrollo simplemente porque las organizaciones que brindan esa ayuda también ofrecen información sobre los servicios de aborto.
  • Reducir nuestra tasa de mortalidad materna inaceptablemente alta, que afecta especialmente a las personas de color. En comparación con otras naciones en desarrollo, los EE.UU. tienen la tasa más alta de muertes relacionadas con el embarazo y el parto, y somos el único país que experimenta un aumento en esta tasa de mortalidad. Este problema es especialmente frecuente entre las mujeres afro-americanas, que experimentan una tasa de mortalidad por complicaciones relacionadas con el embarazo que es tres veces más alta que la tasa para las mujeres blancas no hispanas. California ideó una estrategia que redujo a la mitad la tasa de mortalidad materna del estado. Como presidente, Biden tomará esta estrategia a nivel nacional.
  • Defender las protecciones de atención médica para todos, independientemente del género, la identidad de género o la orientación sexual. Antes de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Costo, las compañías de seguros podrían aumentar las primas simplemente por el género, la orientación sexual o la identidad de género de alguien. Además, las compañías de seguros podrían aumentar las primas o negar la cobertura por completo debido al estado de VIH de alguien. Sin embargo, el presidente Trump está tratando de hacer retroceder este progreso. Por ejemplo, ha propuesto una vez más permitir que los proveedores de atención médica y las compañías de seguros discriminen según la identidad de género o el historial de abortos de un paciente. El presidente Biden defenderá los derechos de todas las personas, independientemente de su género, orientación sexual, identidad de género, para tener acceso a una atención médica de calidad, asequible y sin discriminación.
  • Duplicar la inversión estadounidense en centros de salud comunitarios. Los centros de salud comunitarios brindan atención primaria, prenatal y otros servicios importantes a las poblaciones marginadas. El Plan Biden duplicará la inversión federal en estos centros, ampliando el acceso a la atención médica de alta calidad para las poblaciones que más la necesitan.
  • Lograr la paridad de salud mental y ampliar el acceso a la atención de salud mental. Como vicepresidente, Biden fue un defensor de los esfuerzos para implementar la ley federal de paridad de salud mental, mejorar el acceso a la atención de salud mental y eliminar el estigma en torno a la salud mental. Como Presidente, redoblará estos esfuerzos para garantizar el cumplimiento de las leyes de paridad de salud mental y ampliar la financiación para los servicios de salud mental.

En los próximos meses, Biden presentará planes adicionales para enfrentar los desafíos de salud que afectan a comunidades específicas, incluido el acceso a la atención médica en comunidades rurales, la violencia con armas de fuego y la adicción a los opioides.

APOYANDO LA SALUD, NO RECOMPENSANDO LA RIQUEZA

Joe Biden cree en recompensar el trabajo, no solo la riqueza, e invertir en la salud de los estadounidenses que trabajan arduamente, no en proteger la riqueza de los estadounidenses más privilegiados. Warren Buffett lo dijo mejor cuando dijo que no debía pagar una tasa de impuestos más baja que su secretaria.

El Plan Biden hará que el cuidado de la salud sea un derecho al deshacerse de las exoneraciones fiscales por ganancias de capital para los súper ricos. Hoy en día, los muy ricos pagan una tasa impositiva de solo el 20% sobre las ganancias de capital a largo plazo. Según el Comité Paritario de Impuestos, la exclusión de ganancias de capital y dividendos es el segundo gasto fiscal más grande en todo el código tributario: $ 127 mil millones solo en el año fiscal 2019. Como presidente, Biden reducirá el recorte de tasas de Trump para los muy ricos y restaurará la tasa máxima del 39,6% que ayudó a restablecer cuando negoció el fin de los recortes de impuestos de Bush para los ricos en 2012. La reforma de las ganancias de capital de Biden cerrará las lagunas que permiten que los súper ricos eviten impuestos sobre las ganancias de capital por completo. El plan de Biden asegurará que aquellos que ganen más de $ 1 millón pagarán la tasa más alta en ganancias de capital, duplicando la tasa impositiva de las ganancias de capital para los súper ricos.