Es hora de prepararnos para sacar a Trump de la Casa Blanca. Eche un vistazo a las opciones para votar en su estado aquí

El vicepresidente Biden sabe que nuestra respuesta a esta emergencia climática también presenta una oportunidad. Más de tres millones de personas en los Estados Unidos ya están empleadas en la economía de energía limpia. Pero, eso es solo el comienzo de lo que es posible si aprovechamos todo nuestro talento y creatividad. Si se ejecuta estratégicamente, nuestra respuesta al cambio climático puede crear más de 10 millones de empleos bien remunerados en los Estados Unidos que crecerán en una clase media más fuerte e inclusiva experimentada las comunidades de todo el país, no solo en las ciudades a lo largo de las costas. 

 

Por eso Joe Biden realizará la mayor inversión en la historia de la innovación estadounidense, incluida la investigación y la innovación para desbloquear e implementar nuevas tecnologías de carbono cero para el futuro, crear empleos estables bien remunerados en todos los Estados Unidos y hacer que las tecnologías de carbono cero sean las formas más rentables y escalables para satisfacer las necesidades energéticas de nuestro país.

 

Y, Joe Biden se asegurará de que los trabajos de economía limpia sean buenos empleos. Debemos asegurarnos de que los empleos creados como parte de la revolución de la energía limpia ofrezcan buenos salarios, beneficios y protección a los trabajadores. Con este fin, el presidente Biden defenderá los derechos de los trabajadores para formar sindicatos y negociar colectivamente en estas industrias emergentes y en crecimiento; buscará nuevas alianzas con colegios comunitarios, sindicatos y el sector privado con el fin de desarrollar programas para capacitar a toda la fuerza laboral de los Estados Unidos, para aprovechar la creciente economía de energía limpia. Además, Biden incorporará la capacitación en destrezas en la planificación de inversiones en infraestructura al involucrar a las comunidades estatales y locales, y revitalizará y reutilizará la sostenibilidad de AmeriCorps para que todos los estadounidenses puedan participar en la economía de energía limpia. Estos esfuerzos se centrarán en los trabajadores y se impulsarán en colaboración con las comunidades a las que impactarán. 

 

Desafortunadamente, actualmente la Administración Trump está permitiendo que los Estados Unidos se queden atrás en la carrera de energía limpia para el futuro. En 2017, China invirtió $3 en energía renovable por cada dólar que se invirtió en los Estados Unidos, lo que le da a China una ventaja en las tecnologías del mañana que generarán empleos bien remunerados. Para el 2030, la Administración Biden pondrá a los Estados Unidos nuevamente en la delantera, convirtiendo a los Estados Unidos en el líder mundial en investigación, inversión, comercialización, fabricación y exportaciones de energía limpia.

 

Biden se compromete a:

 

Realizar una inversión histórica en investigación e innovación energética y climática, así como en infraestructuras y comunidades limpias y resistentes. A pesar del progreso que hemos logrado en la reducción de emisiones en el sector eléctrico, los combustibles fósiles aún representan casi el 80% del uso de energía global. Hay mucho más trabajo por hacer para identificar soluciones asequibles. Hoy, estamos en la cúspide de los avances tecnológicos, como las baterías que pueden almacenar energía de manera más eficiente para su uso en los momentos de mayor demanda, controles y sensores más eficientes para la fabricación avanzada, aislantes más eficaces y más delgados para los edificios, y mejoras de ciberseguridad para que las redes inteligentes sean más resistentes a los ataques. 

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, la inversión pública en investigación y colaboración entre las universidades y el sector privado estimuló la innovación estadounidense, condujo a un rápido crecimiento económico y laboral, y ayudó a construir una clase media sólida. El plan de Biden duplicará este enfoque para crear las industrias del futuro invirtiendo $400 mil millones en diez años. Eso es el doble de la inversión del programa Apollo que puso a un hombre en la luna, en dólares de hoy. Esta inversión nos permitirá desarrollar nuevos avances tecnológicos que crearán empleos y reducirán drásticamente las emisiones.

 

Reunir a los mejores talentos de los Estados Unidos para innovar en el clima. Los Estados Unidos, con el liderazgo del gobierno, han abierto el camino en muchas tecnologías e innovaciones, desde el GPS hasta las redes de computadoras. Biden establecerá ARPA-C, una nueva agencia interinstitucional de proyectos de investigación avanzada centrada en el clima. Esta iniciativa se centrará en tecnologías asequibles y revolucionarias para ayudar a los Estados Unidos a alcanzar nuestro objetivo de energía 100% limpia, con un enfoque específico en lo siguiente, según lo recomendado por el director fundador de ARPA-E:  

 

  • almacenar a escala de red a una décima parte del costo de las baterías de iones de litio; 
  • pequeños reactores nucleares modulares a la mitad del costo de construcción de los reactores actuales; 
  • refrigeración y aire acondicionado con refrigerantes sin potencial de calentamiento global; 
  • edificios de energía neta cero a costo neto cero; 
  • utilizar energías renovables para producir hidrógeno sin carbono al mismo costo que el del gas de esquisto (“shale gas’); 
  • descarbonizar el calor industrial necesario para fabricar acero, hormigón y productos químicos y reimaginar los materiales de construcción neutros en carbono; 
  • descarbonizar el sector agroalimentario y aprovechar la agricultura para eliminar el dióxido de carbono del aire y almacenarlo en el suelo; y 
  • capturar dióxido de carbono de los gases de escape de las plantas de energía seguido de su aislamiento en las profundidades subterráneas o usarlo para fabricar productos alternativos. 

 

Acelerar el desarrollo y la implementación de la tecnología de captura de carbono. Según la Alianza Blue Green, “la captura, uso y almacenamiento de carbono (CCUS, por sus siglas en inglés) es una tecnología en rápido crecimiento que tiene el potencial de crear beneficios económicos para múltiples industrias al tiempo que reduce significativamente las emisiones de dióxido de carbono”. Biden comparte el objetivo de la Coalición de Captura del Carbono (Carbon Capture Coalition) “de hacer de CCUS una solución ampliamente disponible, rentable y rápidamente escalable para reducir las emisiones de carbono a fin de cumplir los objetivos climáticos de mediados de siglo”. Con este fin, duplicará las inversiones federales y mejorará los incentivos de impuestos para CCUS. Al mismo tiempo, para traer nuevas tecnologías de captura de carbono al mercado, Biden continuará financiando la investigación, el desarrollo y la demostración de captura de carbono. 

 

Identificar el futuro de la energía nuclear. Para abordar la emergencia climática que amenaza nuestras comunidades, la economía y la seguridad nacional, debemos considerar todas las tecnologías bajas en carbono y carbono cero. Es por eso que Biden respaldará una agenda de investigación para analizar los problemas, que van desde el costo hasta la seguridad y los sistemas de eliminación de desechos, que siguen siendo un desafío constante para la energía nuclear en la actualidad. 

 

Adoptar nuevas medidas estrictas para evitar que otros países hagan trampa con sus compromisos climáticos. Ya no podemos separar la política comercial de nuestros objetivos climáticos. Biden no permitirá que otras naciones, incluida China, jueguen con el sistema convirtiéndose en economías de destino para los contaminadores, socavando nuestros esfuerzos climáticos y explotando a los trabajadores y las empresas estadounidenses. A medida que los Estados Unidos toman medidas para hacer que los contaminadores aquí asuman el costo total de su contaminación de carbono, la Administración Biden impondrá aranceles, cargos o cuotas de carbono a los bienes con más emisiones de carbono de países que no cumplen con sus obligaciones climáticas y ambientales. Esto asegurará que los trabajadores estadounidenses y sus empleadores no estén en desventaja competitiva y al mismo tiempo alentará a otras naciones a elevar sus aspiraciones climáticas. Biden también condicionará futuros acuerdos comerciales a los compromisos de los aliados para cumplir con sus objetivos climáticos mejorados del acuerdo de París. 

 

Crear una Iniciativa de Exportación de Energía Limpia e Inversión Climática. Este es también un momento de oportunidad para la innovación estadounidense. Podemos ser la superpotencia de energía limpia del mundo. Biden establecerá un nuevo esfuerzo a nivel de todo el gobierno a fin de promover las exportaciones e inversiones estadounidenses de energía limpia en todo el mundo para avanzar en la mitigación climática, la adaptación y la resiliencia. La iniciativa ofrecerá incentivos para las empresas estadounidenses que suministran soluciones bajas en carbono al mercado internacional a fin de estimular la industria, el empleo y la competitividad de los EE. UU., y hacer de los Estados Unidos el líder mundial en tecnologías de energía limpia. Dará prioridad a las alianzas con países que asumen compromisos con altas aspiraciones climáticas bajo el acuerdo de París y proporcionará financiamiento a bajo costo a estos países para las exportaciones estadounidenses de energía limpia. Un enfoque inicial serán los pequeños estados insulares en el Pacífico y el Caribe que están demostrando liderazgo climático frente a las amenazas existenciales a sus tierras territoriales. 

 

Promulgar una estrategia nacional para desarrollar un sector de manufactura con bajas emisiones de carbono en cada estado, acelerando las tecnologías de vanguardia y garantizando que las empresas y los trabajadores tengan acceso a nuevas tecnologías y habilidades, con un enfoque principal en ayudar a los pequeños y grandes fabricantes a mejorar sus capacidades para tener tanto un futuro competitivo como bajo en carbono. La estrategia conectará universidades de investigación, colegios comunitarios, incubadoras y aceleradores, institutos de manufactura y empleadores, sindicatos y gobiernos estatales y locales, solos o como parte de un pacto regional, y les proporcionará fondos significativos para el despliegue de un plan en el lugar, para ayudar a su estado o región a construir un futuro competitivo y bajo en carbono en la manufactura que refleje los impactos climáticos en sus comunidades locales. Las industrias, desde los textiles hasta las máquinas herramientas, la fabricación de metales y las tecnologías de fabricación más avanzadas, serán elegibles para recibir fondos para modernizarse, competir, crear empleos y avanzar hacia futuros de energía limpia. Los créditos y subsidios fiscales asignados estarán disponibles para que las empresas actualicen equipos y procesos, inviertan en fábricas nuevas o ampliadas y desplieguen tecnologías bajas en carbono, siempre y cuando todas las partes interesadas formen parte del proceso de determinar una ganancia en los resultados para los empleos, los trabajadores, la energía limpia, y la inversión comunitaria a largo plazo. Cuando los estados sientan que las presiones competitivas o los requisitos en respuesta a la emergencia climática pueden amenazar una economía local, la estrategia nacional del presidente Biden financiará los esfuerzos para avanzar hacia un enfoque de manufactura más competitivo o bajo en carbono que pueda desarrollar de manera preventiva nuevas estrategias económicas, incluida la utilización de fondos federales para tecnologías o centros de innovación de fabricación.

 

Exigir cuentas a los contaminadores. Bajo la administración Trump, la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. (EPA, por sus siglas en inglés) ha referido el menor número de casos penales contra la contaminación al Departamento de Justicia en 30 años. Permitir que las corporaciones continúen contaminando, afectando la salud y la seguridad de sus trabajadores y las comunidades circundantes, sin consecuencias, perpetúa un abuso de poder atroz. Biden ordenará a la EPA y al Departamento de Justicia que continúen estos casos en la mayor medida permitida por la ley y, cuando se requiera, busquen legislación adicional según sea necesario para responsabilizar personalmente a los ejecutivos corporativos, incluido tiempo en prisión cuando se justifique.

 

EL PLAN DE BIDEN CUMPLIRÁ CON NUESTRA OBLIGACIÓN CON LOS TRABAJADORES Y LAS COMUNIDADES QUE IMPULSARON NUESTRA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL Y DÉCADAS DE CRECIMIENTO ECONÓMICO

 

Biden comprometerá a nuestro país a cumplir con nuestra obligación con todos los trabajadores afectados por la transición energética, como los mineros del carbón y los trabajadores de las centrales eléctricas y sus comunidades. Los mineros del carbón y los trabajadores de las centrales eléctricas asumieron trabajos peligrosos para impulsar nuestra revolución industrial y las décadas de crecimiento económico posterior. A medida que las tendencias económicas continúan alejando a nuestro país del carbón como fuente de energía, tenemos la obligación de ayudar a estos trabajadores y sus comunidades a tener éxito.

 

El presidente Biden:

 

Asegurará los beneficios que los mineros del carbón y sus familias se han ganado. A medida que la competencia en el mercado continúa alejando al país de la electricidad a base de carbón, tenemos una obligación con los trabajadores que han trabajado duro y se han sacrificado por el resto de nosotros. Biden se asegurará de que los mineros del carbón y sus familias reciban no solo el respeto que se merecen, sino también las pensiones y los beneficios de salud que se les han prometido. El Congreso debería hacer lo correcto y aprobar legislación ahora para proteger los beneficios de jubilación que se les deben a los mineros, sus dependientes y sus viudas. Pero si el Congreso no actúa antes de que Biden asuma el cargo, se asegurará de que cumplamos con esta obligación. Y, Biden aumentará los pagos de las compañías de carbón al programa de beneficios por la enfermedad del pulmón negro, reformará el sistema de beneficios por la enfermedad del pulmón negro para que ya no esté manipulado a favor de las compañías de carbón que pueden contratar abogados y médicos para garantizar que se nieguen los beneficios de los mineros, ampliará los esfuerzos para ayudar a los mineros a detectar casos de la enfermedad del pulmón negro antes y que tengan acceso a cuidado de salud, y hará cumplir las regulaciones para reducir los casos de la enfermedad del pulmón negro en primer lugar.

 

Invertirá en comunidades donde hay centrales de carbón y eléctricas y en otras comunidades afectadas por la transformación climática. Cada una de estas comunidades es necesaria. No podemos descartarlas o actuar como si no importaran. Cada una tiene activos que se pueden aprovechar para diversificar sus economías, crear buenos empleos de clase media y ayudar al país a fortalecerse, activos como una cultura rica, belleza natural, una fuerza laboral probada y espíritu emprendedor. El gobierno federal debería ser un aliado para ayudar a estas comunidades a capitalizar estas fortalezas y construir comunidades vibrantes donde haya buenos empleos disponibles y los jóvenes quieran quedarse o regresar a sus hogares. Para apoyar a los trabajadores de las centrales eléctricas y de carbón y sus comunidades, el presidente Biden realizará una inversión sin precedentes basándose en la visión presentada en el Plan Power + de la Administración Obama-Biden. Y establecerá un Grupo de Trabajo sobre las Comunidades donde hay Centrales de Carbón y Eléctricas, como lo hizo la Administración Obama-Biden para Detroit cuando la industria automotriz estaba en crisis. Por ejemplo, el Grupo de Trabajo ayudará a estas comunidades a acceder a las inversiones federales y a aprovechar las inversiones del sector privado para ayudar a crear empleos sindicalizados bien remunerados basados ​​en los activos únicos de cada comunidad, aliarse con sindicatos y colegios comunitarios para crear oportunidades de capacitación para estos nuevos trabajos, reparar la infraestructura, mantener a empleados públicos como bomberos y maestros en la nómina, y mantener abiertos los hospitales locales. 

 

Lea el plan completo de Joe Biden para una Revolución de Energía Limpia y Justicia Ambiental en joebiden.com/climate