Las latinas son el corazón de sus familias y comunidades. A menudo, son el principal sostén y también, las protectoras. Nuestra economía no funciona sin ellas, pero durante demasiado tiempo han estado mal pagadas y han sido menospreciadas. En el Día de la Igualdad Salarial para las Latinas, resaltamos el hecho de que las latinas sólo ganan 54 centavos de dólar en comparación con el hombre promedio no hispano. Esto significa que en comparación, perderán más de un millón de dólares a lo largo de su vida. Eso es incorrecto. 

Y ahora, la respuesta fallida del presidente Trump a esta pandemia ha sumido a nuestra nación no sólo en una recesión, que impacta desproporcionadamente a las mujeres, millones de ellas, particularmente latinas y de color, sufriendo la peor parte de las horas perdidas, salarios perdidos, negocios perdidos y empleos perdidos. Millones de latinas todavía están sin trabajo o han abandonado por completo la fuerza laboral desde que comenzó la pandemia del COVID-19.

Nuestro país no puede permitirse otros cuatro años de Donald Trump. Las latinas saben que merecen algo mejor, por eso se están movilizando, votando y asegurándose de que sus amigos y familiares también participen y voten. Las latinas están exigiendo una oportunidad igual, prosperidad y un futuro más justo e integral para sus familias.

Como presidente, trabajaré por ellas todos los días. Eso comienza con contener este virus que ha golpeado tan desproporcionadamente a la comunidad latina, para que podamos recuperar nuestras vidas. Y me aseguraré de que no sólo reconstruyamos: reconstruiremos mejor, cerrando la brecha salarial de género y luchando contra la discriminación salarial, para que las latinas y todas las mujeres, reciban igual pago por el mismo trabajo. También lucharé para aprobar un salario mínimo federal de $15, facilitaré la organización sindical y la negociación colectiva de los trabajadores; y derribaré las barreras,con empleos mejor pagados e incluyendo aumentar las oportunidades de capacitación y educación y ofrecer licencias familiares pagadas, cuidado infantil asequible y cuidado de salud a bajo precio.

Los desafíos económicos a los que se enfrentan las latinas han sido ignorados y agravados por el presidente Trump. Una Administración Biden-Harris reconstruirá mejor, para ellas y sus familias, a partir del primer día en la Casa Blanca.