Mientras seguimos viviendo las consecuencias de la pandemia de COVID-19, el presidente Trump mantiene sus intentos de eliminar la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA) a través de la Corte Suprema, aliándose además con sus colegas republicanos como Ron DeSantis, quien se rehúsa a expandir el Medicaid, negándole el acceso a cuidado médico asequible y de alta calidad a más de 800.000 floridanos. Si el presidente Trump triunfa en esta demanda, cada persona que tiene seguro médico hoy gracias a la Ley de Cuidado de Salud Asequible podría ver su cobertura médica eliminada. En Miami-Dade County, el 36 por ciento de los registrados en un seguro médico a través del ACA son hispanos, el porcentaje de cobertura más alto de todos los grupos étnicos.

Luchar para eliminar la cobertura durante una pandemia no es una muestra de liderazgo. Es débil y cruel. Mi promesa es simple: el cuidado médico es un derecho, no un privilegio y la administración Biden-Harris luchará cada día para expandir el acceso al cuidado médico de alta calidad para cada estadounidense.